Alimentos ecológicos, aprender a comer sano

0
9

Alimentos ecológicos, tenemos que aprender a comer lo más sano posible. Hace muchos años tuvimos un hijo estudiando en Oregón, USA, y conocimos un estudio dedicado a los productos etiquetados de los supermercados llamados ecológicos que se cultivaban sin pesticidas químicos. Había gran ambiente universitario, la comida era más cara y la queja venía aquí además de que había ocasiones en que al parecer, los pesticidas llegaban de los campos vecinos. Lo mejor era que la orina de los niños que seguían una dieta y alimentación ecológica tenían menos pesticidas que los otros.

Nosotros en un libro reciente editado recogemos la nota de la lista elaborada por el Instituto Silent Spring y grupos de la Universidad de Harvard y California impulsados por la Fundación Susan G. Comen que recogen 216 compuestos presentes en dulces, helados, perfumes, lociones, etc. capaces de crear problemas de salud, y otros del gasóleo o la radiación natural que pueden guiar el futuro  y las decisiones que se tomen sobre el cáncer de mama y otros.

Completo, difícil  y ahí está. Un informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) de 2009 elaborado con datos de gobiernos y organismos internacionales fijaba en unos 40.000 los agricultores muertos anualmente en todo el mundo por pesticidas, y se produce sobre todo al respirar los productos agrícolas pulverizados de lo que no se libran los pequeños animalitos de campo como abejas, mariposas y muchos más. Estas sustancias tienen, efectos cancerígenos y mutagénicos que tardan en manifestarse hasta 40 años y nuestro sistema inmunológico, poco a poco se resiente.

De acuerdo con nuestros informes, más del 80% de los alimentos ecológicos que se producen en España mediante la agricultura ecológica, van a Alemania, Austria, Holanda, sobre todo Centroeuropa que tienen cultura para comerlos y dinero para pagarlos. En 2005 los científicos del INSERM de Francia, escribieron: “Es un hecho generalmente aceptado que la exposición medioambiental es la  responsable de la mayor parte de los cánceres”. A comer se asignan el 35% y al tabaco otros tantos, pero faltan argumentos irrefutables que hablen de causa-efecto.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Y entretanto hay que comer todos los días lo más sano posible. Un desayuno de zumo, pan mejor integral y aceite de oliva virgen, a las 12 un yogur o fruta, una infusión de té verde japonés, plato de pescado, carne o verduras alternando y único, merendar unas nueces y un vaso de leche desnatada Omega-3 y cenar una tortilla. La recena, al ir a la cama, un vaso de leche desnatada calcio y una onza de chocolate negro, muy negro de cacao.

A tener en cuenta: el consumo excesivo de  azúcar y harinas refinadas es peligroso y estimula la inflamación; demasiados aceites omega-6 (girasol, soja), grasas “trans” de las patatas  “chips” o los platos preparados y precocinados, así como las grasas animales de las carnes, nos ponen  en guardia; y la exposición a sustancias contaminantes que a los 50 años van a las grasas del vientre, pueden suponer problemas de mama y próstata. ¿Alimentos ecológicos? Si es posible, sí, somos lo que comemos, dijo el sabio.

A evitar: azúcar, harinas; aceites hidrogenados (girasol, soja, maíz), fritos y patatas fritas; carne roja y piel de pollo, pieles de frutas y verduras; cuidado con algunas aguas; manzanas, peras, fresas, uvas, frambuesas, naranja y plátano; setas, espárragos, tomate, cebolla, kiwi; evitar desodorantes, limpieza en seco, cosméticos, tintes del pelo, pesticidas e insecticidas domésticos, perfumes, detergentes líquidos, sartenes rayadas.

Difícil pero no imposible. En unos casos, dice la ciencia, el cáncer aparece a los cinco o diez años y en otros tarda cuarenta. Nos parece importantísimo  aprender a comer, y cada vez hay más gente que lo hace, algo así como el consumo consciente de los que tomamos porque todavía hay muchas cosas por resolver, y comer y beber es de todos los días.

Me gustaría saber que desayunan, comen y cenan científicos de prestigio mundial como el Dr. Baselga, Universidad de Harvard, o el Dr. Llovet, Hospital Monte Sinai de Nueva York, dos “crak” a la caza del cáncer con los alimentos ecológicos en medio, que nos hablan de “dianas cancerígenas” y “terapias personalizadas” ¿Funcionan? ¿El licopeno del tomate y el aceite de oliva virgen  sirven de algo? ¿Y el té verde y los omega-3? ¿Y la cúrcuma o el vino tinto? ¿ Y la fibra en los cánceres intestinales? ¿Y los ahumados y salazones que produjeron hace más de 100 años las primeras causas por muerte, el cáncer de estómago?. Aprender a comer alimentos ecológicos.

 

 

 

Dejar respuesta