Alimentos ecológicos, mejores para la salud porque carecen de agentes externos tóxicos

0
6

En cultivos ecológicos España es uno  de los países del mundo con más hectáreas de terreno dedicadas, 850.000, con un crecimiento anual superior al 10% el octavo lugar en el mundo y el segundo en Europa, y sin embargo, casi el 90% de los alimentos obtenidos se dedican a la exportación. Si comparamos con Alemania y Gran Bretaña e incluso con Francia, Italia, Austria, Bélgica y Holanda, la demanda es muy baja, tanto que sólo el 1% de toda la comida que se vende a los españoles procede de la ganadería y agricultura ecológica.

Apenas se ven en algunos supermercados y tiendas especializadas o ecosupers, tiendas ecológicas y dietéticas, y el fallo se atribuye a falta de interés en realizar campañas de información, y sobre todo a que estos productos son más caros que los convencionales.

Los productos ecológicos se guían por cuatro principios fundamentales:

No contienen residuos de fertilizantes y plaguicidas y se utilizan plaguicidas naturales, no sintéticos; los productos ecológicos de origen animal (carne, lácteos, huevos) no contienen restos de antibióticos y hormonas; no incluyen aditivos artificiales; y tampoco pueden incluir ingredientes transgénicos.

La ley reserva los términos “bio”, “orgánico”, “eco”, “biológico” para estos productos que además deben llevar el sello de la entidad certificadora autonómica o privada. Los alimentos ecológicos tienen, en general peor apariencia física (color, brillo, tamaño, etc.) que los otros, y resultan más caros  debido a que los sistemas de producción son más lentos y las necesidades de mano de obra mayores. Los productos ecológicos, según sus defensores, contienen  más principios nutritivos  que los procedentes de explotaciones convencionales, aunque está por demostrar porque todavía no hay estudios concluyentes en este sentido.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Los posibles beneficios de ésta forma de alimentarse, lo que hace que las  personas compren, que pueden ser mejores para la salud porque carecen de pesticidas y de otros agentes externos tóxicos, pero no por su mayor aporte nutricional. Los consumidores que los consumen son conscientes de que pagan más caro y entienden que son más saludables. Además, aunque estos alimentos pueden oler y saber mejor, su aspecto externo no es bonito. En conclusión, parece que sería interesante hacer compatibles estos alimentos ecológicos con otros convencionales y reducir su precio.

 

Dejar respuesta