Aloe vera, manantial de salud (1ª parte)

Por hace
Aloe vera, manantial de salud (1ª parte)

El Aloe Vera se utiliza desde muy antiguo en el tratamiento de enfermedades y cuidado de la piel y el cabello, los chinos descubrieron sus virtudes y en Egipto fue una planta muy utilizada que la propia Cleopatria incluía como indispensable en su cuidado diario. El conocimiento del áloe se remonta a la antigüedad, mencionada por la Biblia lo describió Dioscórides en su libro III el siglo I d. C. haciendo referencia a sus virtudes cosméticas y medicinales y se cuenta que Alejandro Magno conquistó la isla Socotora, situada en el sur de Arabia, porque era rica en Aloes e interesaba a su ejército porque podía curar las heridas y muchas enfermedades adquiridas en mil batallas.

A mediados del siglo XVI era muy común en gran parte de Italia y en Andalucía existían grandes plantaciones de áloes en tiempo de los árabes que fueron propagadores del acíbar o jugo de olor muy oscuro y amargo extraído de sus hojas. Su redescubrimiento para la ciencia llegó después de la II Guerra Mundial cuando demostró sus excelentes cualidades para el tratamiento de las quemaduras de los habitantes de Hiroshima y Nagasaki víctimas de la bomba atómica.

La composición del acíbar o jugo varía según el aloe de que proceda, la época de recolección y el método para elaborarlo, y contiene: Es muy rica en nutrientes y otras sustancias de interés para nuestro organismo con acción emoliente, cicatrizante, coagulante, hidratante, antialérgica, desinfectante, antiinflamatoria, astringente, colorética y laxante. Los científicos han identificado más de 75 compuestos; principalmente vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos. Betacaroteno, B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B3 o niacina, B6 o piridoxina, B12 o cianocobalamina, vitamina C o ácido ascórbico y vitamina E (tocoferol), calcio, fósforo, potasio, hierro, sodio, magnesio, manganeso, cobre, cromo y zinc.

Polisacáridos (1200-2000 mg/litro): Un número en constante aumento de terapeutas y médicos han trabajado durante años con el aloe vera y han comprobado con la práctica sus beneficios. Se piensa que uno de los principales factores de las propiedades curativas de esta planta en su contenido de polisacáridos o hidratos de carbono complejos.

Aminoácidos esenciales: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina y valina.

No esenciales: ácido aspártico, ácido glutámatico, alanina, arginina, cistina, glicina, histidina, hidroxiprolina, prolina, serina y tirosina.

Enzimas entre otras: Fosfatasas-amilasas-bradiquinasas que estimulan el sistema inmunitario y tienen acción analgésica y antiinflamatoria, catalasas que previenen la acumulación de agua en el cuerpo, celulasas que favorecen la digestión de la celulosa, creatina fosfoquinasa de acción en el músculo y lipasas en el aloe vera que ayudan a la digestión.

Aloe vera, manantial de salud (2ª parte)

Valore este artículo si le ha sido de ayuda o le ha gustado...
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 out of 5)
Loading ... Loading ...

Sobre Jesús Llona Larrauri

El Dr. Jesús Llona Larrauri es experto en Alimentación, Nutrición, Sanidad y Bromatología, miembro de la Real Academia de Medicina del País Vasco, de la Fundación Española de Nutrición, de la Academia Vasca de Gastronomía (1994-2006). Leer más sobre Jesús Llona Larrauri

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Close
Seguir a Nutritelia en las redes sociales
Si desea estar informado/a de los consejos nutricionales de Nutritelia pulse en su red social