Artritis reumatoide, enfermedad crónica de las articulaciones

0
23

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor y rigidez en las articulaciones que pueden agrandarse y deformarse, afecta más a las mujeres que a los hombres (el 75  por 100 son mujeres) y se presenta entre los 20 y 45 años de forma variable aunque las personas que la padecen tienen con frecuencia osteoporosis.

Los textos antiguos de medicina y creencias populares hacían referencia a ésta enfermedad y hablaban de evitar el tomate, la patata, la carne, el café y el azúcar blanco, y del aceite de hígado de bacalao como lubricante de las articulaciones. Aunque la idea era simplista la ciencia moderna opina que no estaban tan equivocados.

Hoy se considera que es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico del organismo ataca a sus propias células y tejidos sanos, su causa es desconocida y se cree que en su aparición pueden influir la herencia, ciertas bacterias e incluso algunos virus.

Los síntomas más comunes de la artritis son

Rigidez articular, dolor e inflamación, deformidades, nódulos y abultamiento, un poco de fiebre, ganglios linfáticos alterados, inflamación de las membranas pulmonares (pleuritis), de las del corazón (pericarditis), dolor de pecho y funcionamiento anómalo del corazón.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

En la analítica la velocidad de sedimentación (VSG) está elevada y la proteína C reactiva también. No es enfermedad contagiosa y nada tiene que ver con la humedad o temperatura ambientales, aunque los cambios del clima sensibilizan las articulaciones afectadas. Como en todos los procesos inflamatorios es conveniente controlar los aspectos nutricionales.

Artritis, alimentos aconsejados

Adoptar la dieta vegetariana con pescado azul rico en grasas omega-3 que tienen efecto antiinflamatorio y evitar el ácido araquidónico que procede de fuentes animales; aceite de pescado en cápsulas; los aceites de onagra y de borraja proporcionan al organismo materia prima para fabricar antiinflamatorios; aceites ricos en ácidos grasos monoinsaturados como el de oliva virgen, el de cacahuete y el aguacate; ricos en boro como los aguacates, cereales, melocotones y naranjas; con alto contenido en antioxidantes.

Frutas, frutos secos, hortalizas en general, cereales integrales; la piña es un poderoso antiinflamatorio natural; proteínas para regenerar tejidos, del pescado, la soja, los huevos; alimentos ricos en quercetina, manzanas, té verde, cebollas rojas, uva negra, mosto de vino sin fermentar; el jengibre tiene propiedades antiinflamatorias y se utiliza en la medicina ayurvédica hace miles de años; alimentos ricos en carotenos o provitamina A, pimentón rojo (páprika), zanahorias, espinacas, tomates, ciruelas, albaricoques, sandía, etc.; parece que el ayuno o limitarse a consumir pocos alimentos ayuda a aliviar el dolor articular y la rigidez; yogur natural desnatado como probiótico.

Alimentos desaconsejados en la artritis reumatoide

Alimentos ricos en grasas saturadas (quesos, mantequilla, margarinas, leche entera, embutidos, carnes grasas, jamón); grasas ricas en omega-6 (aceites de girasol, maíz, soja); grasas “trans” de algunas margarinas, pastelería, y repostería industrial, platos preparados y precocinados, mayonesas industriales; alimentos que pueden provocar alergia como la leche u otros en cada caso personal.

El tomate como otros de su familia, la patata y la berenjena, en personas sensibles, pueden producir artritis pero el tomate es saludabilísimo para otras cosas, tómelo con cuidado; no abusar de los carbohidratos porque algunas personas empeoran al tomar cereales; alcohol, sal, azúcar, chocolates con leche y ahumados; no coger peso corporal.

Otros factores

Hacer ejercicio suave, caminar a diario, estiramientos musculares; cambiar de postura cuando se está sentado; evitar llevar pesos y si se hace buscar el equilibrio postural, dejar de fumar; evitar el estrés.

Suplementos para la artritis

Beber 2 litros o más de agua diarios; ayunar con caldos de verduras e infusiones de ulmaria, harpagofito, cola de caballo, grosellero negro, corteza de sauce o enebro. Cápsulas de fresno, fucus y eleuterococo.

Un gran avance en reumatología, utilizado por la medicina, ha sido la llegada de los medicamentos biológicos, producidos por organismos vivos. Los fármacos biológicos no sólo actúan en la inflamación de las articulaciones, sino en la fiebre, pérdidas de apetito y peso, etc., y ya es posible el uso de bloqueadores del TNF (TNF-alfa, siglas de Factor Necrosis Tumoral, una proteína con frecuencia responsable de las inflamaciones) presente en las enfermedades autoinmunes, en niños mayores de cuatro años con artritis.

 

 

 

 

Dejar respuesta