Comer fuera de casa, consejos nutricionales

0
13

Comen fuera de casa muchas personas en nuestra sociedad de consumo, sobre todo en las grandes ciudades. Comen en el trabajo o en un restaurante casi siempre el menú del día o sus variantes, y esto no es sinónimo de comer mal o aburrido. Nosotros pensamos que con frecuencia comen demasiado bien, lo que a la corta o a la larga se traduce en obesidad, diabetes, colesterol alto, problemas articulares y cardiovasculares, etc. que en buena medida se podrían controlar o evitar. Una alimentación sana pide comer de todo con moderación, y la mayoría lo que necesitan son platos sanos de restaurantes y no malos alimentos combinados con pastillas.

Para ello, comiendo fuera de casa se exige la disposición del comensal para elegir las opciones más adecuadas, incorporando al menú los alimentos más convenientes. En primer lugar, consumir pescados cuatro veces por semana y carnes dos, siempre a la plancha o cocidos acompañados de ensaladas y verduras del tiempo de guarnición; los pescados aportan proteínas y grasas de calidad buenas para la salud cardiovascular, y  las carnes magras buenas proteínas, hierro y pocas grasas, mientras los platos excesivamente ricos en carnes grasas, pescados curado o salados, huevos, queso, etc. recargan el organismo de purinas, ácido úrico y colesterol, dando lugar en plazo más o menos largo a molestias renales, hepáticas, artríticas, etc.

Las grasas son la tortura del organismo con la particularidad de que dan paladar a la comida, comemos un 42% de nuestras calorías diarias en forma de grasa sobre todo saturadas (tocino, embutidos, mantequilla, carnes grasas, quesos, pastelería industrial, etc.) y esto es muy peligroso para el corazón y las arterias. Por ello, es necesario privilegiar las grasas vegetales, sobre todo el aceite de oliva virgen que es un protector del sistema cardiovascular. Las frutas y verduras frescas se olvidan con frecuencia en las comidas de restaurante, sobre todo las primeras pueden ser un buen postre vitamínico-mineral, y no debemos olvidar que algunas como las ciruelas, manzanas, peras, naranjas, mandarinas, higos, etc. en macedonias o compotas son verdaderos antioxidantes capaces de frenar ciertas enfermedades.

Las personas estreñidas deben comer

Legumbres, pan integral, frutas y verduras y frutos secos para ayudar, a la atonía del intestino. Disminuir drásticamente la ingestión de azúcares simples y sal cosa bien difícil para muchas personas, beber un vaso de vino tinto si se tiene costumbre porque sus flavonoides ayudan al buen funcionamiento del corazón, y evitar servirse dos veces el mismo plato. Finalmente, siempre que se pueda, caminar ida y vuelta hasta el restaurante a paso vivo, unos 20 minutos como recomienda la Asociación Cardiológico norteamericana. Si come fuera de casa siga estas recomendaciones.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Dejar respuesta