Dietas disparatadas, irracionales y falsamente milagrosas

0
13

En éstas dietas se recogen algunos conceptos totalmente acientíficos, absurdos y falsamente milagrosos, publicadas en revistas y hojas volanderas, avaladas por algún personaje famosos del cine, la canción, etc. que aprovecha las circunstancias para presentar su fórmula de adelgazamiento “siempre fácil”, con “profundos argumentos” que convencen a las gentes sencillas y bien pensadas, y así hasta el año que viene cuando toca mirarse al espejo o ponerse el traje de baño.

La lista es interminable: dieta del pomelo, del arroz, adelgazar con patatas, dieta del ajo, del limón, de los huevos, de Victoria Principal, del sirope de savia y zumo de limón, de la cerveza, de los zumos, pakistaní, de las tres p, Beverly Hills, del calendario, del grupo sanguíneo, del pollo y melocotón, etc. Son dietas de 1.000 calorías cuando lo recomendable son 1.500-2.000, y por ello, si estas dietas se extienden en el tiempo pueden provocar carencias nutricionales, y además, lo que se consigue es perder agua y no grasa.

A la hora de establecer una dieta, lo primero es establecer el IMC (índice de masa corporal), que resulta de dividir el peso en kilogramos por la altura en metros al cuadrado, si está entre 25 y 29,9 (sobrepeso), ponerse en manos de un profesional y si está por encima ponerse en manos del especialista para evitar futuras enfermedades. Cualquier dieta hipocalórica debe aportar entre el 15 y 20% de las calorías en forma de carne, pescado, lácteos y marisco, el 30% de grasas y hasta el 33% si proceden del aceite de oliva y el resto en hidratos de carbono como pasta, arroz, cereales mejor integrales, legumbres, frutas y verduras, hacer 5 comidas diarias ya que si se está mucho tiempo sin comer los niveles de glucosa descienden y si se come cualquier cosa rápida aumenta la insulina que se acumula en forma de grasa.

Así, el desayuno una tostada con aceite de oliva virgen o cereales integrales sin azúcar, con un lácteo y fruta; a media mañana  o a la tarde un lácteo desnatado o una pieza de fruta para mantener los niveles de glucosa; al mediodía pollo con ensalada o verduras, ternera a la plancha, pescado o incluso marisco;  a la cena pescado y verduras proteínas que se metabolizan mejor por la noche; 5-7 huevos a la semana y patatas y legumbres no más de dos veces por semana. Beber unos dos litros de agua al día y hacer 3 turnos de ejercicio a la semana de media hora o caminar todos los días 1 hora. Es una forma de vivir y hay que hacerlo aunque se esté bien. Como decía el Prof. Grande Cobián “desconfía de cualquier dieta que asegure que es posible adelgazar sin dejar de comer”.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

 

Dejar respuesta