El estrés (1ª parte)

Por hace
El estrés

La palabra estrés deriva del griego strigere que quiere decir provocar tensión, y aunque Hipócrates y Epicuro habían sugerido que la mente podía relacionarse con la desarmonía y algunas enfermedades, fué en el siglo XVII cuando se extendió el concepto Hipocrático de enfermedad desencadenado por fuerzas perturbadoras. Actualmente se considera inevitable en nuestro modo de vida principalmente en las grandes ciudades y es el conjunto de reacciones fisiológicas y psicológicas del cuerpo humano frente a los factores agresivos y a las emociones que necesitan una adaptación.

En realidad, el estrés no es una enfermedad sino un mecanismo de defensa natural frente al peligro y si el peligro se mantiene constante los mecanismos de defensa pueden causar graves trastornos en el organismo. Las reacciones de defensa, aumento de tono del sistema nervioso, y secreción de ciertas hormonas,  pueden acelerar el ritmo cardíaco, vasoconstricción, efectos en la coagulación de la sangre y aumento de las placas de grasa en la sangre responsables de la arteriosclerosis, entre otros, y pérdida del apetito, irritación, trastornos del sueño, dolores diversos y modificación del comportamiento social.

El síndrome de Ulises es un cuadro de estrés que padecen, sobre todo, los inmigrantes y en España se calcula que afecta a más de medio millón de “sin papeles”, que corren el riesgo de caer en la ilegalidad cuando se les acaba el visado o el permiso de residencia. Ulises, protagonista de la Odisea, comprobó igual que ellos después de vagar durante años lejos de su país, al regresar a su hogar que todo había cambiado en su ausencia.

 Alimentos aconsejados para el estrés

No deben faltar en la dieta unos nutrientes importantes: triptófano, aminoácido esencial presente en las proteínas y buen sedante; vitaminas del grupo B sobre todo la B6; antioxidantes, C, E y minerales como el selenio, protectores frente al estrés; carbohidratos complejos que mantienen el nivel de azúcar en sangre. Un estilo de vida saludable es compañero esencial de cualquier programa de reducción del estrés y desde hace años sabemos que la alimentación ayuda a contrarrestar los estragos del estrés físico, y comprobado mediante técnicas sofisticadas que los nutrientes modifican los efectos del estrés mental sobre el cerebro.

Una de las claves de apoyo a las glándulas suprarenales es elevar los niveles de potasio en el organismo y reducir el sodio, y así se recomiendan frutas ricas en potasio (cacao en polvo, almendras, uvas pasas, avellanas, pimentón rojo o páprika) que además son buena fuente de vitaminas, minerales y fibra; legumbres (alubias o judías, garbanzos, lentejas, soja) que contienen vitaminas B, calcio y magnesio, fibra, proteínas y carbohidratos complejos; cereales integrales (trigo, arroz, avena, centeno, maíz, etc) buena fuente de vitaminas grupo B antiestrés necesarios para el correcto funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

También interesantes la levadura de cerveza, leche y lácteos, verduras de hoja verde y frutos secos, y ricos en zinc que mejora el sistema inmunológico ostras, mejillones, pipas de girasol y calabaza; y los antioxidantes C, E y selenio, en frutas, verduras, pescado, marisco y nueces de Brasil. Cenar ligero y temprano y no pagar los disgustos y contrariedades con atracones de comida es bueno para evitar el estrés.

El estrés (2ª parte)

Valore este artículo si le ha sido de ayuda o le ha gustado...
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 out of 5)
Loading ... Loading ...

Sobre Jesús Llona Larrauri

El Dr. Jesús Llona Larrauri es experto en Alimentación, Nutrición, Sanidad y Bromatología, miembro de la Real Academia de Medicina del País Vasco, de la Fundación Española de Nutrición, de la Academia Vasca de Gastronomía (1994-2006). Leer más sobre Jesús Llona Larrauri

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Close
Seguir a Nutritelia en las redes sociales
Si desea estar informado/a de los consejos nutricionales de Nutritelia pulse en su red social