El plátano, un coctel de potasio, fibra y vitaminas antioxidantes

0
17

El plátano es originario del sureste asiático y crece espontáneamente en toda el Asia meridional; las leyendas orientales lo definían como símbolo de fecundidad y árbol del “bien y del mal”. Los colonizadores lo introdujeron en Europa y África en el siglo XIV, llegando a Canarias en el siglo XV. El desarrollo del cultivo del plátano fue impresionante en las islas Canarias y de aquí paso al Caribe. El plátano o banana es una fruta tropical de piel gruesa y pulpa blanca o blanca amarillenta, carnosa y cuando está maduro tiene sabor y olor suave y delicado.

Los plátanos de Canarias presentan un aspecto poco atractivo, con la piel salpicada de pequeñas manchas oscuras, con un sabor extraordinario, el plátano guineo o enano, es una variedad de pequeño tamaño y piel fina, que se consume crudo, mientras las bananas de textura harinosa, se utilizan más con fines culinarios.

El plátano es un alimento de gran valor nutritivo

Aporta unas 90 calorías por 100g. , rico en azúcares y apenas proteínas y grasas, muy rico en potasio y magnesio y pobre en sodio, y un poco hierro, betacaroteno, vitaminas del grupo B sobre todo ácido fólico y C, buena fibra,  y un poco de vitamina E.

La presencia de las tres vitaminas antioxidantes (A, C y E) hace que figure como fruta – salud, un poco diurético y suavemente laxante, es energético y remineralizante. El plátano es una fuente de energía natural y gustosa, excelente para niños y deportistas, porque sus carbohidratos ricos en almidón, se digieren muy bien cuando el plátano está maduro. El plátano verde crudo es muy indigesto porque tiene gran cantidad de almidón que pasa sin digerir al intestino grueso, donde fermenta y produce gases. Los plátanos ricos en almidón como los caribeños grandes se consumen cocinados.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Aunque se dice que el plátano engorda, no se puede aceptar como alimento solitario si no se incluye en una dieta global. Desde luego, para los niños, es mucho mejor un plátano que alimentos de pastelería y bollería industrial, cargados de azúcares y grasas poco recomendables. El azúcar que contienen las frutas es fructosa, pero el plátano contiene además glucosa y por ello no conviene a los diabéticos. Actualmente, la alta cocina utiliza el plátano desecado, maduro y pelado, en pastelería y es seguro que muchos de nuestros bebés habrán comido la papila de plátanos maduros con azúcar, deliciosa y nutritiva.

 

 

Dejar respuesta