El agua, elemento importante para la vida (1ª parte)

0
14

Con el agua sucede como con la sa­lud: sólo se valora cuando falta. Y es que la sequía que afecta periódicamente a todo el mundo, está cambiando nuestros hábitos de vida, no sólo en los aspectos diarios más elemen­tales (lavarse, ducha, preparación de alimentos, etc.), sino que las deci­siones tomadas por la falta de este líquido indispensable son verdaderamen­te comprometidas para algunos sectores de la población que ven interrumpida su actividad laboral ó tiempo de ocio (industria general, hostelería, polideportivos…). Nuestro problema es que periódicamente no llueve y falta agua, y los embalses están con frecuencia bajo mínimos.

El agua es uno de los elementos más importantes para la vida humana

Y sólo la falta de aire la aniquilaría antes. En realidad, la cantidad de agua que necesita nuestro cuerpo es bastante pequeña comparada con nuestro peso, unos 2,5 litros al día, pero su importancia es tal que una persona puede vivir varias semanas sin comer, pero sólo unos pocos días sin beber. Las necesidades, para los habitantes de una ciudad de 400.000 personas, son de unos 375 litros por habitante y día, repartidos en 140 para uso doméstico, 150 para la industria, 60 para los servicios y se considera que se dilapidan 25 litros en pérdidas y fugas, y se elevaran a unos 600 litros por habitante y día para el año 2.000. De los 375 litros indicados, el europeo medio sólo emplea diariamente alrededor de 3 en beber y cocinar, utilizándose el resto en lo que se ha llamado “agua del confort”, es decir, duchas, baños, lavabos, retretes, lavavajillas, lavadoras, etc. y en usos industriales.

De los 2,5 litros que necesitamos a diario para alimento y bebida, se eliminan 1.000-1.500 ml. por los riñones, 800 ml. por la piel y los pulmo­nes y unos 200 a través de los intestinos. El agua contiene también minera­les precisos para el buen funcionamiento del organismo (calcio, yodo, co­bre, etc.) que existen en algunas aguas de abastecimiento y escasean en otras, aunque en realidad la mejor fuente de suministro de minerales son los alimentos. No hay que olvidar, además, que la leche tiene un 87% de agua, las hortalizas frescas un 90% y las frutas porcentajes parecidos. Por su parte, la carne supera el 70% y el pescado otro tanto, los huevos un 75%, los mariscos el 80%, los cereales un 12%, el pan un 40%, y los aceites cero.

A tener en cuenta también que el agua suele contener una serie de elementos indeterminados como metales pesados (plomo, arsénico, cromo, co­bre, mercurio, níquel, etc., algunos de ellos como el plomo ó el cobre pro­cedentes de tuberías y conducciones antiguas), nitratos y nitritos proce­dentes de la agricultura mecanizada y de la materia orgánica nitrogenada, fosfatos y fenoles procedentes del consumo doméstico e indus­trial, detergentes, plaguicidas y algunos radionúclidos que se eliminan casi en su totalidad con los tratamientos habituales, quedando el agua den­tro de los límites de potabilidad.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

El agua, elemento importante para la vida (2ª parte)

Dejar respuesta