La almendra, grasas saludables

0
30

El origen de la almendra se sitúa en Asia Central y los romanos las consumían habitualmente, y difundieron por Europa y de aquí llegaron a América. Durante la Edad Media se consagraron como ingrediente básico en la elaboración de postres y luego vinieron las deliciosas almendras garrapiñadas, leche y crema de almendras, turrones, etc. verdadera delicia del paladar, aunque los últimos tiempos su fama de energéticas las ha puesto en cautelas.

Pero sus virtudes nutricionales son muy reconocidas: mucha vitamina E antioxidante y antienvejecimiento; más de 14 g. de fibra por 100g. para estimular los movimientos intestinales; buenas proteínas vegetales que contienen arginina un aminoácido esencial sobre todo para los niños y combinan muy bien con leche o legumbres; buenisima cantidad de ácido fólico necesario para las gestantes; minerales como hierro, magnesio, fósforo, zinc y calcio.

La almendra tiene cero colesterol

Y más de un 50 por 100 de grasas saludables que son un regalo para las arterias y el corazón, de ellas dos terceras partes de ácido oléico (como el aceite de oliva) que ayuda a regular los niveles de colesterol en sangre, y un ácido graso esencial llamado linoléico (omega –6), fundamental para ciertas funciones básicas del organismo. Las almendras son un alimento adecuado para niños en edad de crecimiento (6-8 en la merienda), personas con el colesterol elevado (curiosamente, el turrón hace bajar el colesterol pero engorda), son adecuadas para los diabéticos también en pequeñas cantidades y personas con osteoporosis.

Pero las almendras son muy calóricas y engordan, así que cuidado. Las almendras amargas y las verdes contienen una sustancia llamada amigdalina, que da lugar al ácido cianídrico tóxico, y por ello, es mejor eliminar este tipo de almendras de la dieta.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

 

Dejar respuesta