La carne de pollo, proteínas de alta calidad y pocas grasas

0
55

Nuestro amigo el pollo, un comodín en la cocina, ha sido quizás antes que el perro el mejor amigo del hombre. Presente en la dieta humana hace miles de años, antes de convertirse en alimento popular estuvo en la mesa de los poderoso en forma de capón, pularda, gallo e incluso gallina, fueron y son mascota como en Francia el gallo despertador tempranero, protagonista de fábulas de Samaniego y La Fontaine, llegó la década de los cuarenta del siglo pasado en la que comerse un pollo o un gallo, según se mire, era un lujo o acontecimiento familiar con Carpanta que soñaba siempre con un pollo dorado como deseo inalcanzable, cuando  en la década de los 70 del siglo pasado se puso este animalito al alcance de todas las economías.

Se comen nada menos que 20 kilos de pollo persona y año la más consumida,  cuando en 1965 se consumían 5,7 kg. anuales per cápita, en el 70, 9,5 kg., a mediados de los 80,18,5 kg. y a nivel internacional los mayores consumidores son estadounidenses y australianos con cerca de 42 kg. per cápita al año, y en el panorama comunitario a los españoles sólo superan los británicos con 23 kg. per cápita aunque el nivel de vida  y el aumento de la capacidad adquisitiva llevaron a ésta carne al cuestionamiento sustituyéndolo por otros de caserío, picasuelos, con denominación…. que son los de los años cuarenta, ahora más vistosos y caros.

La dietética lo encumbró como un alimento de diario y motivos no faltaron. Unas 110 calorías por g.; rico en proteínas de alta calidad biológica alimento plástico que ayuda a la  formación de tejidos corporales y contiene todos los aminoácidos esenciales; muy poca grasa que predomina en los depósitos grasos saturados debajo de la piel en función de la edad, sexo y alimentación que es así: pollo entero sin piel ( grasa total 6% con 3% saturadas), muslo sin piel ( 3% y 1% saturadas), muslo de pollo sin piel asado (6% y 2% saturadas), contramuslo de pollo con piel (5% y 4%) saturadas), pechuga de pollo con piel (12% y 4% saturados) y filete de pollo a la plancha (4% y 1% saturadas).

Las grasas de la piel son muy elevadas predominantemente saturadas por lo que es aconsejable no comerlas a pesar de su aspecto agradable y gustoso, mientras la carne es baja en grasas saturadas y predominan las mono y poliinsaturadas al estilo del buen aceite de oliva, por lo que es una carne recomendable para todos. El contenido en colesterol es de 60 mg/ 100g. inferior al de otras carnes, el contenido vitamínico es bajo destacando la niacina, el ácido fólico y la vitamina A, y buenos minerales sobre todo potasio, fósforo, zinc, magnesio, hierro y sodio, y aporta unas 1.600 calorías por 100g. algo menos que las otras carnes.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

La carne de pollo es protagonista de muchas dietas de adelgazamiento

Por su riqueza en proteínas completas, pocas grasas y fácil digestibilidad. Contiene unos 175 mg. de purinas por lo que deberán consumirlo con algunas reservas los reumáticos, gotosos, y siempre conviene desechar la piel cargada de grasa. Por su bajo contenido en sodio pueden comerla los hipertensos y es muy interesante para jóvenes y ancianos. Entero o partido en dos, pechuga de donde salen los filetes, muslo una de las piezas con más recursos culinarios, alitas para muchos tapa obligatoria, pescuezo para hacer caldos y cuartos traseros o patas con algo de espalda, la presentación comercial del pollo es muy sencilla.

 

Dejar respuesta