La lechuga. Alimento-salud con mucho ácido fólico, minerales y fibra

1
21

La modesta lechuga, componente habitual y reina de las ensaladas veraniegas, vino del sudoeste asiático, la cultivaron los romanos que la utilizaban contra las enfermedades del hígado y para dormir bien, y Cesar Augusto le dedicó un monumento porque decía que le curó de una enfermedad. Aporta solo un gramo de proteínas, otro de azúcares y solo indicios de grasas y domina las calorías con solo 10, casi todo fibra de celulosa, bastante rica en potasio y en calcio, pobre en hierro y magnesio, mucho betacaroteno o provitamina A y ácido fólico, y un poco de C y E.

La presencia de las tres vitaminas antioxidantes (A, C y E), mucho ácido fólico, minerales y fibra, le hacen figurar entre los alimentos-salud. La lechuga es diurética, remineralizante, con sustancias de interés como clorofila, ácidos málico y succínico, y lactucarium, un principio activo del jugo lechoso que servía para reemplazar al opio en la antigüedad (presenta algunos de sus efectos, sin sus inconvenientes), y así, los romanos la tomaban en la cena para dormir mejor.

También contiene un mineral llamado bromo que tiene excelentes resultados en los estado de nerviosismo, tiene cualidades analgésicas contra el dolor, es aperitiva porque estimula las glándulas digestivas, y laxante por sus fibras. También es depurativa del organismo por su riqueza en potasio y posee propiedades hipoglucemiantes y se recomienda a los diabéticos. Como es rica en betacaroteno, las investigaciones modernas la sitúan en la prevención de cánceres de colon y pulmón. La medicina naturista recomienda el “caldo de la lechuga” (60 g. de hojas hervidas en un litro de agua), con una pizca de miel, para tratamiento del insomnio.

 

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta