• Vitamina D, la vitamina del sol

    Por hace 3 semanas
    Vitamina D, la vitamina del sol

    La vitamina D es necesaria para asimilar correctamente el calcio y el fósforo, que no necesitamos incorporarla con los alimentos como hacen en los países nórdicos durante su largo invierno, sino que el organismo la sintetiza simplemente y a diario por la exposición a los rayos solares. El deshidrocolesterol es una provitamina derivada del colesterol presente en nuestra piel y tejidos, que por acción directa de los rayos solares se transforma en colecalciferol o vitamina D3.

    La vitamina D formada en la piel, pasa a la sangre unida a una proteína específica y luego a los riñones donde se convierte en calcitrol, la forma biológicamente activa de la vitamina D. Por ello, la luz del sol no sólo broncea sino que ayuda a fijar el calcio y el fósforo, y protege contra la debilidad de los huesos. Así que, aquellos que toman el sol todos los días, aunque sea dando un paseo entre nubes, aseguran la fortaleza de sus huesos.

    Aunque el sol, tomado con prudencia puede ser beneficioso, lo ideal es hacerlo en primavera y verano, cuando el sol está alto y cuanto más bajo esté en el cielo menor es la cantidad de irradiación UR, por lo que la exposición de invierno es menos eficaz para la producción de vitamina D. La falta de vitamina D produce una desmineralización ósea, los huesos se vuelven más frágiles, y se pueden provocar fracturas y favorecer la osteoporosis. Como hemos indicado, en los países con poco sol en invierno, suplementan la leche y derivados, margarina y los alimentos infantiles con vitamina D.

    Las únicas fuentes alimentarias ricas en vitamina D son los aceites de pescado como el de hígado de bacalao, de sabor repulsivo y también la contienen los pescados grasos como sardinas, anchoas, bonito, verdel, las conservas de pescado son también una fuente excelente, los huevos, el hígado y la mantequilla. En épocas pasadas, cuando el raquitismo era un peligro real para muchos niños, las estancias ocasionales en campamentos con el aceite de hígado de bacalao fueron el arma, con esta única aportación de vitamina D, de muchas familias contra el fantasma del raquitismo.

     

     

  • Sobre Jesús Llona Larrauri

    El Dr. Jesús Llona Larrauri es experto en Alimentación, Nutrición, Sanidad y Bromatología, miembro de la Real Academia de Medicina del País Vasco, de la Fundación Española de Nutrición, de la Academia Vasca de Gastronomía (1994-2006). Leer más sobre Jesús Llona Larrauri

    Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

    Close
    Seguir a Nutritelia en las redes sociales
    Si desea estar informado/a de los consejos nutricionales de Nutritelia pulse en su red social