• Lácteos desnatados, interesantes para cuidar la salud

    Por hace 7 meses
    Lácteos desnatados, interesantes para cuidar la salud

    Los lácteos desnatados se han puesto de moda porque nuestra sociedad de consumo ha firmado por la cultura antigrasa. Reducen el aporte calórico en relación a la leche entera y derivados con toda su grasa, y para muchas personas son interesantes para cuidar la salud. Si los comparamos con los completos, además de menos calorías y grasas aportan menos vitaminas A y D que se van con la grasa.

    La leche desnatada supone unas 32 calorías por 100 ml, mientras la leche entera llega a 60 calorías, la leche desnatada apenas tiene grasa, la entera domina en grasas saturadas y algunas insaturadas, cualquiera de ellas aporta proteínas de excelente calidad, el azúcar es la lactosa que la mayoría de los mamíferos no digieren tras la lactancia y el hombre es capaz de tomarla por una adaptación que le ha hecho producir la enzima lactasa como adulto aunque muchos padecen intolerancia a la lactosa.

    En cuanto a las vitaminas A y D son muy importantes y si no se toman con la leche es bueno que la desnatada esté enriquecida en ellas, y los minerales sobre todo el calcio, principal preocupación de muchos, permanece igual si la leche es entera o desnatada unos 120 mg. por 100 ml. y contribuye a la formación de los huesos, durante el embarazo y lactancia protege la estructura ósea de la madre y en los mayores ayuda a luchar contra la osteoporosis. ¿Para quién la leche y lácteos desnatados?

    Las personas con riesgo de sufrir problemas cardiovasculares deben consumir leche y lácteos desnatados por el riesgo de las grasas saturadas y posibilidad de aumentar el colesterol en sangre; quienes consumen una dieta baja en grasas mejor los lácteos desnatados; los niños mejor toman semidesnatados en función del resto de los alimentos diarios, enriquecidos con vitaminas A, D y ácido fólico; las personas de edad no necesitan grasa de la leche y mejor si toman los lácteos desnatados.

    Un estudio presentado por investigadores de la Universidad de Navarra y publicado en American Journal of Clinical Nutrition indica que las personas que consumen leche y lácteos desnatados reducen un  50% el riesgo de hipertensión, y no aprecian relación entre el consumo de leche entera y la hipertensión. Hay que tener en cuenta que la leche es un buen alimento pero no es completo porque es deficitaria en vitamina C y hierro.

  • Sobre Jesús Llona Larrauri

    El Dr. Jesús Llona Larrauri es experto en Alimentación, Nutrición, Sanidad y Bromatología, miembro de la Real Academia de Medicina del País Vasco, de la Fundación Española de Nutrición, de la Academia Vasca de Gastronomía (1994-2006). Leer más sobre Jesús Llona Larrauri

    Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

    Close
    Seguir a Nutritelia en las redes sociales
    Si desea estar informado/a de los consejos nutricionales de Nutritelia pulse en su red social