La siesta, sus efectos beneficiosos (2ª parte)

0
6

Con la siesta baja la productividad laboral. FALSO. La siesta permite evitar el estrés, la fatiga física y cerebral, y si se practica en verano, durante las vacaciones permitirá incorporarse como nuevo al trabajo. Experiencias parecen demostrar que veinte minutos de siesta permiten mejorar el rendimiento a trabajadores y estudiantes. En China, Japón y Estados Unidos, numerosas empresas ponen a disposición de los trabajadores salas de reposo para dar una cabezada. Algunos, sin duda alguna, considerados como “campeones de la siesta”, son capaces de dormir unos minutos sin fijar previamente condiciones mínimas. Que sean felices.

Las personas mayores duermen la siesta con facilidad. VERDADERO. En la edad adulta, las presiones sociales y culturales impiden, a la mayoría de las personas, seguir el ritmo biológico de su cuerpo y la siesta, en consecuencia, desaparece. pero durante el envejecimiento, el sueño se fragmenta, y por ello, las personas mayores duermen poco durante la noche, cabecean con frecuencia durante el día, y echan de vez en cuando una siestecita.

La siesta en el mundo

*  La palabra siesta es una abreviatura de la expresión latina horam sextam, la hora sexta, justo tras el mediodía, el momento más caluroso.

*  Egipcios y Romanos tenían la costumbre de invitar a sus amigos a echar… la siesta.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

*  La filosofía hindú enseña la siesta de otra forma: la relajación. En la India es imposible encontrar alguien que eche la siesta.

*  En China, le llaman “xiu-xiu” y la Constitución precisa que todo trabajador tiene derecho a su “xiu-xiu”.

*  Probablemente, los mexicanos sean los campeones de la siesta. Al mediodía, el país se relaja y los sombreros caen sobre la cara.

*  La siesta sirvió durante décadas para caracterizar en el extranjero los hábitos de los españoles, haciendo famoso aquello de “spanish siesta”.

*  Un estudio elaborado en Francia entre 3.000 niños indica que los escolares entre tres y cinco años que duermen un rato después de comer, están más atentos y rinden más.

*  Los franceses tienen en estudio promover la siesta en las empresas igual que ocurre en las guarderías, si se comprueba que genera efectos positivos en la concentración y en la calidad del trabajo. Nuestros vecinos no son grandes trasnochadores y en 2005 el tiempo medio de sueño era de 7,5 horas, un tiempo suficiente que hubiera consternado al mismísimo Napoleón, que decía que los hombres deben dormir seis horas, las mujeres siete, y los idiotas, ocho. El, dormía entre dos y cuatro horas. No obstante, los franceses se quejan de no dormir lo suficiente, y es el país del mundo que consume más somníferos y tranquilizantes por habitante.

Los expertos opinan que generalizar la siesta, un hábito que relacionan con los toros y el flamenco y propio de los españoles, sus vecinos del sur, podría ayudar a mitigar la somnolencia nacional. Ellos dicen que mejoraría la productividad de las empresas, como ya ocurre en algunos países asiáticos y de paso, pondría orden en los accidentes de tráfico porque estiman que un 20% se producen por cansancio del conductor. El ejecutivo galo entiende bien claro que una cosa es descansar 20 minutos en el sofá, y otra “ponerse el pijama”. En este caso, llega la modorra, el mal humor y se corre riesgo de no conciliar el sueño a la noche.

*  El histórico propietario de FIAT, Gianni Agnelli, que dirigió la marca automovilística hasta los 82 años, tenía un sorprendente vigor físico que “l’awocato” atribuía a la “pennichella” o siesta de unos 20 minutos que, después de comer, echaba reclinado en el sillón de su despacho.

La siesta, sus efectos beneficiosos (1ª parte)

 

 

 

 

Dejar respuesta