Los pacientes con cáncer avanzado sufren malnutrición (1ª parte)

1
27

El 80% de los pacientes con cáncer avanzado sufren malnutrición. Son palabras de la Dra. Gómez Candela, jefa de la Unidad de Nutrición y Dietética del Hospital de la Paz, de Madrid, que durante el Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Avanzada (SENBA), celebrado en Bilbao, indicó que una alimentación adecuada no cura el cáncer, pero “ayuda  a que el enfermo responda al tratamiento y mejore su ánimo y calidad de vida”.

Los pacientes enfermos de cáncer malnutridos, tienen en general falta de apetito, vómitos, estreñimiento, sensación de saciedad y cuando están desnutridos responden peor a los tratamientos específicos, y en cirugía incluso se retrasa la intervención hasta mejorar el estado nutricional del enfermo. También hay que decir que la malnutrición no es igual en todos los enfermos ni en todos los estadios o fases de la enfermedad.

Los cánceres de pulmón y de aparato digestivo producen problemas al 40-50% de los enfermos, mientras los ginecológicos (mama, aparato reproductor femenino) no producen pérdida de peso en el primer momento, aunque más tarde sí lo causan. Lo mejor, decía Gómez Candela, es el tratamiento personalizado del paciente. Preocupa sobre todo, el caso de los enfermos que no pueden tragar sólidos y todo lo que afecta a la nutrición y la cocina porque ambas están estrechamente vinculadas.

En parecidos términos se manifestaba también recientemente la Dra. Perez-Portabella, supervisora de la Unidad de Soporte Nutricional Vall d’Hebron, asegurando que “un correcto estado nutricional es un elemento clave en el paciente oncológico, lo que supone mejor tolerancia y efectividad para el tratamiento”. Además, los enfermos con riesgo de malnutrición requieren consejos y trucos para no desnutrirse y poder mejorar de forma considerable su estado.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Según señalan los expertos, la nutrición es un proceso fundamental en el tratamiento, dado que la propia patología puede comportar una desnutrición calórico-protéica que puede derivar en causa de mortalidad. La inapetencia  y una marcada disminución de peso son los síntomas más comunes en el paciente oncológico, ya que el tumor provoca alteraciones metabólicas que llevan a la destrucción de la masa muscular. Cada año se tratan unos 20.000 enfermos con cáncer en España, y de ellos, más de un 40 por 100 sufre malnutrición, y hasta un 80% necesita intervención nutricional.

¿Y si el cáncer se sienta a la mesa? El consumo diario de 400 a 800 g. de frutas y verduras reduce el riesgo de padecer los siguientes cánceres: Boca, faringe, laringe 33-50%; esófago 58-80%; pulmón 20-30%; estómago 65-75%; páncreas 30-55%; colon 65-75% y vejiga 10-20%. Los vegetarianos tienen menor riesgo de padecer cáncer, dicen los estudios, no sólo porque evitan la carne, sino porque comen más frutas y verduras.

Alimentos aconsejados para el cáncer

Un 80-90% de los casos de cáncer podrían estar asociados a factores medioambientales, y entre ellos, la alimentación. La dieta típica carcinógena sigue el patrón dietético occidental que incluye comida rápida, carne roja, grasa animal y muchas calorías. Nuestro organismo se defiende de agentes externos que pueden provocar enfermedades e infecciones mediante el Sistema Defensivo Inmunitario, además de las bacterias formadas por la piel y mucosas.

Las principales células del sistema de defensa son las llamadas linfoides, que pueden ser: primarios, la médula ósea y el timo, donde se producen y  maduran los linfocitos; y secundarios, amígdalas, ganglios linfocitos, bazo y placas de Peyer del intestino, donde se instalan los linfocitos ya maduros y se producen reacciones de defensa contra los agresores. Estrés prolongado, sedentarismo, dietas desequilibradas, descanso insuficiente, cambios bruscos de temperatura y otros, hacen que desciendan nuestras defensas, momento que aprovechan los elementos extraños para entrar en el cuerpo.

Se llaman antígenos que provocan la formación de anticuerpos y la activación de los linfocitos que se encargarán de destruir la amenaza. Si lo consiguen, las defensas funcionan, en caso contrario llega la infección o la enfermedad, el cáncer.

Código europeo contra el cáncer

• No fumes; si fumas deja de hacerlo; si no puedes dejarlo, no fumes en presencia de no fumadores.
• Evita ponerte al sol durante un tiempo prolongado (especialmente personas de piel blanca o sensible).
• Mantén una adecuada higiene genital.
• Controla el consumo de bebidas alcohólicas, evitando los excesos.
• Evita la obesidad; sigue una dieta adecuada, rica en fibras, vegetales, frutas y baja en grasas de origen animal.
• La carne roja no debe superar el 10% de la energía total diaria.
• La sal procedente de todas las fuentes no debe superar los 6 gramos/día.
• Haz ejercicio suave; por lo menos media hora al día.
• Almacena los alimentos perecederos de forma que se minimice la contaminación por hongos.
• Cocina las carnes y los pescados a bajas temperaturas.
• Debes participar en los programas de vacunación la hepatitis B y hacerte  mamografías regulares pasados los 50 años de edad.

Los pacientes con cáncer avanzado sufren malnutrición (2ª parte)

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta