La morcilla de Burgos

0
28

La morcilla de Burgos, muy vieja y tradicional en la historia, se elabora desde el siglo XVIII, y utiliza sangre de cerdo mezclada con buena cebolla lacrimosa, manteca recién obtenida, arroz crudo bien lavado, con un punto de sabor, de sal y pimienta para que sea como el uso obliga sosa y picantosa. Todo ello se utiliza en cantidades concretas para el arroz 20%, cebolla 40%, manteca 18%, sangre 16%, sal y especias 6% siempre pimienta aunque otras utilizan comino y las rojas pimentón

La morcilla de Burgos se elabora con varias singularidades

Con cebolla Horcal, una variedad autóctona de color oro, forma ovalada y capas de piel muy finas, muy jugosa, que pocha rápido y confiere a la morcilla de Burgos un toque dulzón, las especias son, el arroz esponjado y siempre de calidad, sangre del cerdo, y todo ello se entripa con holgura dentro del intestino del mismo animal bien limpio y aseado.
La morcilla de Burgos
, en nuestra cercanía de Villarcayo,  ofrece la IGP (Indicación Geográfica Protegida), como garantía de calidad y vigilancia, y se consumen asadas, cocidas o fritas, solas o acompañadas de salsas, pimientos u otras elaboraciones como cocidos y guisos.

La sangre de cerdo aporta proteínas de calidad y unos 70 mg. de colesterol (langostinos 150 mg. y merluza 60 mg.), la manteca de cerdo, pocas grasas en el conjunto del embutido fresco, en las que se equilibran las monoinsaturadas saludables y también las saturadas poco deseables. Apenas azúcares, algunas vitaminas sobre todo la A, B12 y ácido fólico, y cantidades importantes de hierro hemo, el más asimilable para aquellos que padecen anemia, también fósforo, moderadas de sodio y potasio, y unas 400 calorías cada 100 gramos de morcilla.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Dejar respuesta