Roscón de Reyes, un postre con sorpresa

0
9

El roscón de reyes es sin duda el dulce más antiguo de la Navidad. Dentro de una encrucijada de influencias y corrientes religiosas y paganas que testimonian el complejo pasado de nuestro viejo país es una verdadera reliquia pagana. Antes de la reforma del calendario pagano que acometió Julio Cesar en el año 46 de nuestra era, el Imperio Romano celebraba la llegada del año nuevo el día 1 de marzo, dentro de lo que se consideraban las leyes del tiempo, porque al llegar la primavera desbordaban de vida árboles y plantas, y la luz aumentaba, lo que hacía creer que comenzaba un nuevo ciclo anual.

Años más tarde, la Iglesia consiguió cristianizar estas fiestas paganas superponiendo la fecha del nacimiento de Cristo al solsticio de invierno, para incorporar más tarde diversas figuras del santoral, como San Antón en enero, la Candelaria, San Blas y Santa Agüeda en febrero, y San José en marzo, con el curioso simbolismo del resto de las fiestas romanas. Hacia el año 1.000, la Iglesia había logrado transformar el espíritu primitivo de la fiesta, de tal modo que en diversos lugares de Francia la figura del “rey del haba” recaía sobre el niño más pobre de la ciudad.

En Navarra, en el siglo XIV, según afirma Caro Baroja, el título lo otorgaban los reyes mismos, y el niño escogido era vestido de rey, obsequiado con dinero y trigo para su familia. Con el paso del tiempo, la ceremonia encontró una réplica exacta en el seno del entorno familiar. El roscón de Reyes es así una tradición muy antigua que se cree importó a España Felipe V, el primer Borbón, elaborándose en todas las regiones como culminación de las Fiestas de Navidad, desprovisto de todo simbolismo, cubierto de frutas escarchadas, con alguna sorpresa de porcelana o cristal.

Con este dulce imprescindible en casi todas las familias durante el desayuno o la merienda de Reyes, se elabora uno de bizcochos más clásicos, motivo de ilusión de grandes y pequeños en la esperada festividad del 6 de enero. La rosca de Reyes se compone básicamente de mantequilla, huevos, harina, leche, azúcar, agua de azahar y frutas escarchadas o almendras según gustos, colocadas sobre su lomo. Se venden en pastelerías y panaderías o el Roscón de Reyes se pueden hacer caseros y su éxito es fulminante.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

Dejar respuesta