10 mitos sobre la alimentación que deberías desterrar de tu cabeza ya mismo

2
1332

Seguro que más de una vez te has sorprendido con una idea estipulada en tu mente sobre la alimentación y que no sabes si, realmente, tiene algún tipo de certeza científica: ¿el agua engorda cuando comemos?, ¿el pan engorda?, ¿la fruta engorda por la noche? Hay muchísimos mitos sobre la alimentación difundidos por la sociedad y que algunos son ciertos pero otros no lo son.

Mitos sobre la alimentación

Hoy en Nutritelia vamos a descubrirte los 10 mitos sobre la alimentación que deberás borrar de tu cabeza porque son completamente falsos o, por lo menos, no son 100% reales. ¿Quieres saber más? Pues… ¡sigue leyendo!

Mito 1: Comer fruta de postre engorda

No existe ninguna razón científica que sustente esta afirmación. Una fruta aporta las mismas kilocalorías antes o después de las comidas, y el orden en que se ingieren los alimentos no influye en el total de kilocalorías que se consumen en el día. Debes también saber que las frutas tienen un aporte energético bajo, pues por porción tienen tan solo 60kcal, y son ricas en fibra, agua, vitaminas y minerales.

Las frutas pueden ser apropiadas para comen en cualquier momento del día; por ejemplo: antes de comer para provocar sensación de saciedad temprana que te ayudará a comer menos de otros alimentos, o bien después de comer la fruta es ligera y rica en fibra y agua, ideal para quien tienen problemas con el tracto intestinal.

Mito 2: Los productos integrales adelgazan

Los cereales integrales se diferencian de los refinados en que tienen un mayor contenido de fibra y minerales, pero su contenido energético es el mismo. Es decir, contienen las mismas calorías. La fibra posee un poder saciante y puede ayudar en el control del peso porque evita comer más cantidad de otros alimentos. También regula el tránsito intestinal y evita los picos glucémicos. Por ello, es recomendable el consumo de productos integrales pero no es recomendable el consumo de grandes cantidades de los mismos.

El arroz. Nutritivo, de fácil digestión y no engorda

Mito 3:  Al zumo se le van las vitaminas

Chicote acudió al Laboratorio Echevarne, donde su director técnico, Juan Antonio Calzado analizó un zumo de naranja recién exprimido, aislando la vitamina C para comprobar si su cantidad variaba al cabo de tres, seis y doce horas. Los resultados del análisis confirmaron que la cantidad de vitamina C se mantuvo invariable en ese periodo, con la misma cantidad que cuando la naranja fuese exprimida.

Mito 4:  Las grasas vegetales engordan menos que las grasa animales

Esta idea es falsa. Las grasas de origen vegetal (aguacate, nueces, aceitunas, aceite de oliva, girasol, maíz, canola, o soya) aportan 9kcal por gramo, al igual que las grasas de origen animal (manteca, mantequilla, crema). Por lo que el consumo en exceso de cualquiera de ellas podría ocasionar un aumento de peso. Es importante resaltar que, las grasas vegetales contienen ácidos grasos insaturados que solo podemos obtener de los alimentos de origen vegetal y son indispensables para nuestro organismo, además ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre.

Si estás a dieta para perder peso o quieres mejorar tus hábitos de alimentación, procura no creer todo lo que dicen por ahí; si tienes dudas, consulta siempre a tu especialista en nutrición.

mitos-alimentacion

Mito 5: No se deben consumir carbohidratos

Los carbohidratos existen de dos tipos: simples y complejos. Efectivamente, vale la pena recurrir a los primeros. Se encuentran en azúcar, panadería, chocolate, miel, mermelada, frutas dulces y refrescos, pan blanco y patatas. Los carbohidratos complejos sí se deben consumir si quieres tener una alimentación sana. En particular, hay que comer más seguido cereales, frijoles, bayas, verduras y hierbas frescas.

Mito 6: Los productos light son más sanos y ayudan a adelgazar

Otro mito muy extendido en la actualidad son los productos light. El término light se utiliza para referirse a un producto cuando existe el producto no light o de referencia (por ejemplo, queso en porciones y queso en porciones light) y han reducido o eliminado como mínimo un 30% de las calorías totales. Esto significa que el producto light aporta menos calorías que el de referencia pero sigue teniendo calorías. Si se abusa de estos productos se puede desequilibrar la ingesta energética y consumir más energía de la que gastamos y, por lo tanto, hacernos engordar.

Mito 7: El pan engorda

El pan es un alimento del grupo de los farináceos (cereales, pasta, arroz,…) y es rico en azúcares complejos, siendo el nutriente que necesitamos en mayor proporción. El pan ha de formar parte de nuestra alimentación diaria y lo que hace aumentar las calorías es, muchas veces, con lo que lo acompañamos (salsa, mantequilla, embutido,…). Engorda consumir a lo largo del día más energía de la que gastamos, no un alimento en concreto.

En Nutritelia te hablamos de forma detallada sobre si el pan engorda.

Mito 8: La cerveza engorda

Todo depende de la cantidad. El alcohol y los carbohidratos que contiene, que varían según el tipo de cerveza, aportan entre 35 y 40 kcal/ 100 gr. En una lata de cerveza podemos ingerir entre 100 y 120 kcals. Por lo que si bebemos una sola lata, no llegaremos a lucir esa famosa ‘barriga cervecera’