12 alimentos para un cerebro activo (2ª parte)

6
9710

12 alimentos para un cerebro activo

·Pescado azul. ¿Por qué los omega-3 son tan buenos? Son grasas poliinsaturadas esenciales, que solo llegan a través de la dieta. El pescado azul, los aceites de soja y frutos secos como las nueces. Para conseguir niveles óptimos de omega-3 hay que consumir pescado azul 3-4 veces por semana, bastante difícil, aunque en el mercado hay productos enriquecidos con ellos, leche, huevos, galletas, etc.

Se calcula que 1g. diario de omega-3 rebaja un 25-30% el riesgo cardiovascular. Debe haber un equilibrio entre omega-3 y omega-6, 1 de omega-3 por 5-10 de omega-6, y con éste nos estamos pasando. Forman parte de las células, son básicos para las funciones neuronales y participan en la formación de la retina. Placer: una cazuela o papillote al horno, con bonito, atún o chicharro, cebolla picada y salsa de tomate, “la salsa de la vida”.

                                                         Descarga la guía
Consejos para tener un cerebro activo y disfrutar de una mente fuerte y sana

 

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

- Recibirás un correo para confirmar tu suscripción.

- Comprueba tu carpeta de correo no deseado (spam), si no lo recibes, para descargarla

·Nueces. Una maravilla como frutos secos o aceite de nueces. Se le ha llamado el medicamento más natural para el corazón y el alimento más antioxidante. Una maravilla 3-4 todos los días. Alfa-linoleico (34%), alfa-linolénico omega-3 (6,9%) de origen vegetal, monoinsaturadas (9,5%), fibras, vitaminas E, B1, B2, B3, B6, acido fólico, calcio, magnesio, cobre, selenio, flavonoides (acido elágico), fitosteroles, protegen de las enfermedades del corazón, fluidifican la sangre, bajan el colesterol LDL o malo y los triglicéridos, control del síndrome metabólico.

Mejoran las capacidades de aprender y los trastornos de humor. La vitamina E protege de la oxidación. Una costumbre sana y fácil, con moderación porque son calóricas y engordan.

·Queso parmesano. Duro, rico en calcio con 1170 mg. por cada 100 gramos, en fósforo con 742 mg. muchas vitaminas B2 y grupo B, A, D, E, sodio, colesterol, proteínas de calidad, que con el calcio y fósforo está recomendado a niños, adolescentes y embarazo, y ayuda a mantener los huesos y dientes sanos. Excelente fuente de tirosina, un aminoácido precursor de la dopamina, que favorece la memorización y el aprendizaje.

·Espinacas, endibias, pipas de girasol, hígado. Se llama acido fólico por encontrarse en las hojas (“folia” en latín) de los vegetales. El acido fólico interviene en muy importantes reacciones metabólicas (síntesis del ADN de las proteínas…) y los folatos entran en la formación, desarrollo y maduración de los glóbulos rojos que llevan el oxígeno desde los pulmones a todas las células del organismo.

Acido fólico y hierro, este mejor “hemo”. El hígado rico en hierro que transporta el oxígeno  al cerebro, y el acido fólico (vitamina B9) que mejora los rendimientos cerebrales. El menú de verduras ricas en acido fólico cuando se quiera y el de hígado cada 10-15 días. Combinación perfecta.

                                            Descarga GRATIS la guía:

                               Las 7 mejores recetas para desayunar

·Pimiento. Es uno de los alimentos más ricos en vitamina C, el rojo más que el verde y supera a los cítricos. Además, A (betacaroteno y criptoxantina), E, B1, B2, B6 y acido fólico, fibra, magnesio, cobre, flavonoides y capsaicina. El licopeno es un carotenoide rojo y el pimiento rojo lo posee, mejor cuando se come asado que frito porque aumentan sus calorías. La vitamina C desaparece con la cocción.

Muy rico en antioxidantes. Según trabajos recientes, (Journal of Nutrition) la luteolina es un flavonoide presente en el cerebro de personas mayores ( Proceedings of the National Academy of Sciences), y puede mitigar y ayudar a las personas con mal de Alzheimer. Los investigadores estudiaron como actúa la luteolina sobre las microglías fagocitos que defienden el sistema nervioso central.

·Chocolate. El biógrafo del Marqués de Sade decía que era estimulante, aliciente, apasionadamente, diabólico, mágico, milagroso, pero también venenoso porque todas las bondades descritas las asociaba con la gula, uno de los siete pecados capitales. Es una maravilla que si se toma sin abusar., mejor negro, (una onza cada día) ayuda a prevenir los problemas cardiovasculares, a reducir la presión arterial, la vitamina E de efecto antioxidante beneficia al sistema circulatorio, aporta vitaminas del grupo B, mucho potasio, calcio, hierro y magnesio.

El blanco no lleva cacao y por ello decimos que no es chocolate, con leche lleva una parte de cacao y a partir del 70% de cacao es maravilloso y delicioso. Después de ingerir una dosis de 100g. de chocolate negro (más de 70% de cacao) se observó, en una investigación sobre el chocolate negro llevada a cabo por expertos de la Escuela de Medicina y la Universidad de Atenas (Grecia), un efecto beneficioso sobre la función secretora de las células que recubren los vasos sanguíneos.

Una onza favorece la producción de endorfinas sustancias del cerebro que te hacen sentirte bien, libera el estrés y activa el ánimo. Además, el cacao disminuye la formación de radicales libres que causan cáncer y envejecimiento prematuro.

Pipas de girasol. Componen el saludable vicio de las pipas. Muchas grasas poliinsaturadas, algunas como acido oleico, y también proteínas, carbohidratos, mucha vitamina E, acido fólico y fibra, flavonoides, hierro, magnesio, colina, betaina, lignanos y fitoesteroles.

Previenen las enfermedades cardiovasculares, los ataques cerebrales (ictus) en los ancianos, reducen el colesterol, protegen el sistema arterial, ayudan al desarrollo cerebral. Mejor sin sal y sin abusar. Como todo.

 12 alimentos para un cerebro activo (1ª parte)