Ácido fólico, importante en el embarazo

0
1108

El ácido fólico lo han puesto de moda numeroso alimentos (leche, jamón, pan) que figuran enriquecidos con esta vitamina, la B9, que tiene mucha importancia en la formación de las células sanguíneas y en la prevención de malformaciones en los fetos.

La experiencia viene de hace unos veinte años, cuando el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos, recomendó enriquecer los alimentos como forma de evitar malformaciones en el feto porque las necesidades de ácido fólico aumentan durante el embarazo.

Tiene un importante papel en el desarrollo del feto y los estudios demuestran que las mujeres que consumen la cantidad recomendada de 400 microgramos de esta vitamina antes de la concepción y durante los tres primeros meses de embarazo, pueden prevenir el riesgo de tener un bebé con defectos de nacimiento en el cerebro y en la columna vertebral (espina bífida y anencefalia) hasta un 70%.

Los defectos congénitos de la espina dorsal y el cerebro comienzan antes de que las mujeres sepan que esperan un hijo, y tomar ácido fólico cuando ya saben que están embarazadas no les ayuda a prevenir la enfermedad de forma óptima.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

- Recibirás un correo para confirmar tu suscripción.

- Comprueba tu carpeta de correo no deseado (spam), si no lo recibes, para descargarla

Su eficacia es realmente efectiva si las mujeres lo toman desde un mes antes del embarazo. El ácido fólico está en la naturaleza y según el tipo de alimentación que lleven algunas personas no tendrán carencias.

Los alimentos más ricos en ácido fólico son

Levadura de cerveza (1.500 mcg.), hígado de ternera (320 pero muy asimilable), espinacas hervidas, carne de buey, zanahorias, paté de hígado, frutos secos, lechuga, queso, naranja, tomate, uvas pasas, coles de Bruselas, las frutas en general y los productos lácteos con niveles ya muy inferiores.

La cantidad recomendada para adultos es de 200 microgramos al día, del ácido fólico presente en la dieta se  aprovecha aproximadamente la mitad y la vitamina contenida en alimentos de origen animal se aprovecha mejor que la de origen vegetal.

Los médicos lo recetan en la prevención de las enfermedades indicadas y con la B12 en las anemias. Casi todos los complejos vitamínicos que se venden llevan ácido fólico.