Bolleria industrial, sólo de vez en cuando

10612
Bolleria industrial

La bolleria industrial, croissants, bollos rellenos de crema, palmeras, sobaos, bollos de cacao y similares, etc. añadidos de personajes famosos, puntos, colecciones, son un fuerte reclamo para que tiendas, máquinas expendedoras, autoservicios de gasolineras, e incluso establecimientos cercanos a los colegios, se conviertan en puntos de venta de productos de intenso sabor dulce, sensación agradable y al final una tentación a la que resultan difícil resistirse.

Bolleria industrial, sólo de vez en cuando

Los nutrientes mayoritarios de la bolleria industrial son azúcares, harina de trigo, huevos y grasas de distinta procedencia,  los que suponen su aporte nutritivo y de calorías.

Si además llevan chocolate, nata, etc. el número de calorías aumenta mucho, hasta una media de 450 calorías por 100 g. que puede llegar a 600. Una sola pieza supone la tercera o cuarta parte del total que debe tomar diariamente una persona y sólo se ha tomado la merienda o un capricho mañanero.

Los carbohidratos en general suponen la mitad de la composición del alimento y de ellos la sacarosa o azúcar blanco 25-40 gramos (unos 5-6 terrones de azúcar) porque se añaden para conseguir un  apetecible sabor dulce y las grasas son muy importantes porque suponen entre 30 y 50 gramos/100g.

Y sobre todo en función del tipo de grasa vegetal (oliva, girasol, soja), grasas hidrogenadas y parcialmente hidrogenadas (girasol, soja), grasas “trans” que se forman en el proceso industrial de endurecimiento que convierte el aceite vegetal líquido en una grasa sólida, untuosa y barata (aceites de coco, palma, palmiste) y grasas saturadas (manteca, coco o palma).

Si lo que se añade son grasas saturadas, el consumo frecuente favorece la aparición de alteraciones vasculares y si son grasas “trans” resultan las menos saludables y las más frecuentes. Las grasas saturadas aumentan el colesterol LDL o malo y los triglicéridos en sangre y las “trans” son incluso peores porque además hacen bajar el HDL o “bueno”.

Estas grasas “trans” baratas se emplean en muchos alimentos procesados (palomitas, patatas fritas “chips”, precocinados y cocinados como croquetas, empanadillas, canelones, pan de molde, pizza, galletas) porque se conservan más tiempo y tardan en enranciarse.

Los fabricantes, en muchas ocasiones se limitan a indicar los términos “grasas o aceites vegetales” que pueden confundir al consumidor. La bollería industrial, la menos saludable, se limita a los más pequeños a un día a la semana, extensivo a los adultos que toman estos alimentos. Mejor un bocadillo de chorizo, jamón o chocolate o un producto de repostería casera hecho con aceite de oliva o girasol. Bolleria industrial, sólo de vez en cuando.

 

Valore este artículo

2 Comentarios

  1. Hoy en día mucha bollería industrial utiliza exclusivamente aceite de girasol, reduciendo al mínimo las grasas saturadas. Es mucho peor una magdalena “casera” o “artesana” recién hecha en un horno de pueblo si la hacen con aceite de palma o manteca de cerdo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.