Cenar ligero fuera de casa

0
1244

Una de las cosas que más cuestan cuando estás haciendo dieta es controlar lo que comes durante el fin de semana. De hecho, muchas personas cuando empiezan una dieta piensan que, durante 2 o 3 meses, deberán evitar al máximo las comidas o cenas en restaurantes para, así, no ganar peso e incumplir su propósito de adelgazar.

Pero, aunque parezca mentira, ¡es posible cenar ligero fuera de casa! Para ello tan solo debemos contar con que tengas autocontrol y fuerza de voluntad, dos requisitos imprescindibles que te ayudarán a que puedas seguir viendo a tus amigos aunque estés intentando bajar de peso.

En el artículo de hoy de Nutritelia vamos a contarte cómo se puede cenar ligero fuera de casa indicándote algunos trucos que tendrás que empezar a practicar cuando te sientes en la mesa de un restaurante.

Consejos para cenar ligero en un restaurante

Actualmente es más fácil que nunca poder cumplir una dieta cuando sales a cenar con tus amigos. ¿Por qué? Porque nos encontramos en un momento en el que la vida sana se ha vuelto como un himno y, por ello, la mayoría de las cartas de los restaurantes cuentan con platos bajos en calorías pensados para las personas que quieren cuidar su línea. Así que la culpa nunca será ya del sitio al que vayas a cenar sino, básicamente, de tu fuerza de voluntad y pedir un plato de pollo al horno en lugar de esa grasienta hamburguesa que ha acaparado tu atención desde el primer momento.

Para que puedas conseguir calmar tu ansiedad y cenar ligero fuera de casa, vamos a darte algunos tips que tendrás que seguir siempre que vayas a un restaurante.

Un vaso de agua para saciar el apetito

Lo primero que te recomendamos que hagas cuando te sientes en la mesa del restaurante es que te bebas un vaso grande de agua pues, así, saciarás tu apetito y controlarás la ansiedad por la comida. Un truco es que, si quieres que el agua tenga algo de “gracia” y sabor, añadas una rodaja de limón o de naranja, algo que, además, te aportará una mayor saciedad y te ayudará a metabolizar mejor los alimentos.

Controla el pan

Cuando vamos a un restaurante a cenar es bastante común que, para pasar el rato mientras nos traen el primer plato, ataquemos a la bandeja de pan y le echemos un chorrito de aceite. Esta mala práctica debemos evitarla para no tomar más calorías de las que nos tocan y, así, poder cenar ligero fuera de casa sin problema. Este consejo es importante seguirlo cuando vas a cenar fuera pues, como muchas veces te hemos indicado, a la hora de la cena NO debemos tomar carbohidratos y debemos centrarnos, únicamente, en el consumo de proteínas bajas en grasas y vegetales.

Te interesa: Cenas ligeras, alimentos prohibidos y permitidos

alimentos-a-evitar-dieta2

Olvídate del postre

Sabemos que una de las máximas delicias de ir a cenar fuera es disfrutar de los postres y los dulces que hay en la carta pero ¡ojo! Estos productos son altamente calóricos y, a la hora de la cena, lo único que harán será acumularse en nuestro cuerpo como grasa, por tanto, ¡nada de postre! En su contra, pídete una infusión para quitarte las ganas de tomar postre y saciar, también, tu ansiedad. En el caso que no puedas aguantar sin postre, escoge una macedonia, una fruta del tiempo o un yogur, ¡es lo más recomendado!

Pide dos platos saludables

Cenar ligero fuera de casa no consiste en morirte de hambre o pedir platos aburridos, ¡en absoluto! De hecho, para disfrutar al máximo de tu cena te recomendamos que pidas dos platos pero, eso sí, ¡que sean bajos en calorías! Puedes comenzar con una ensalada (especificando que sea sin salsas) y, de segundo, un pollo al horno con verduras a la brasa. ¡Buenísimo y la mar de saciante!

recetas-cena-ligera3

Cuidado con las salsas

En muchos restaurantes suelen acompañar sus platos más sencillos con elaboradas salsas que, además, ¡son muy calóricas! Es normal ver cómo te presentan ensaladas con salsas o trozos de pollo o pescado en salsas muy variadas. ¡Esto no es apto para adelgazar! Así que lo que te recomendamos es que especifiques al camarero que tu plato lo quieres sin salsa alguna; aderézala con condimentos saludables como un chorrito de aceite de oliva o especies, ¡buenísimo y ligero!

Te interesa: Errores que todos cometemos al comer

Vigila el alcohol

También es común que aprovechemos las salidas con amigos para beber un poquito más de lo que bebemos habitualmente pero, piensa, si quieres adelgazar, tomar las calorías vacías de una copa de vino o de cerveza ¿te aportará algo? Ten en cuenta que una dieta se sigue durante unos meses y, después, durante el mantenimiento, podrás darte el capricho de tomarte algunas copas de más pero ¡de momento no!

Además de todos estos consejos que te permitirán cenar ligero en un restaurante, te aconsejamos que, antes de salir de casa, comas una pieza de fruta; de esta manera, saciarás tu apetito y evitarás llegar a la mesa con demasiada hambre. Es mucho más fácil controlar la ansiedad por comer cuando no tienes hambre que cuando estás hambriento así que ¡lleva a cabo este consejo y verás lo efectivo que es!

Compartir
Artículo anteriorEl atún, grasas saludables omega-3
Artículo siguienteProductos naturales para subir la tensión
Elia Tabuenca
Licenciada en filología y profesional en el sector del periodismo online. Llevo más de 6 años trabajando en el mundo de la creación del contenido digital especializándome en temáticas de bienestar, alimentación y vida saludable.