Clembuterol

0
432

Hace  35 años se encontró que animales que se alimentaban con dosis determinadas de clembuterol, aumentaban la masa muscular, disminuían la grasa y comían menos, lo que fué un descubrimiento para determinados países grandes productores de carne. Argentina, Brasil y Estados Unidos lo utilizan para engordar animales, mientras la U.E. lo tiene prohibido. De forma inevitable, la carne que llega de aquellos y de otros países menos ganaderos, están en la sospecha. No hay que olvidar que éste producto se utiliza en clínica médica para tratar enfermedades de tipo asmático y EPOC en humanos y alergia de caballos, aunque insistimos es ilegal en Europa para engordar animales.

Los años noventa y sobre todo la carne y los hígados para consumo humano, fueron una tortura para los servicios sanitarios de control porque algunas carnes llegaban con el dichoso producto. Ahora, se ha puesto en órbita porque el ciclista Contador parece que ha dado positivo según la UCI en un control después de haber comido carne posiblemente contaminada. Curiosamente, si se administra clembuterol a los animales de engorde y se respetan los tiempos de espera, el riesgo para el consumidor es mínimo y si no es así puede comportar riesgo para la salud porque una cantidad importante queda retenida en los músculos, el hígado y retina de los animales tratados. En Europa se hacen controles documentales y muestreos, los servicios locales de mataderos y laboratorios oficiales funcionan muy bien, pero es un contrasentido que un solomillo clandestino argentino, norteamericano o brasileño (éste país se ha convertido en primer productor mundial de carne) pueda estar contaminado para el consumidor. No se entiende lo de Contador, si es la carne, mal, y si es él fatal.