Cómo combatir la ansiedad y el estrés

0
1600

El trabajo, mantener la casa, las prisas, el exceso de obligaciones… Todo esto que forma parte de nuestro día a día termina haciendo mella en nuestra salud y provocando algunos desajustes que pueden provocarnos una situación de tensión, estrés y ansiedad.

Este cuadro nos puede ocasionar diferentes condiciones que alteren nuestro bienestar y, por ejemplo, evitar que descansemos correctamente durante las noches, aumentar nuestro ritmo cardíaco y promover los pensamientos negativos que pueden hacernos entrar en una espiral de negatividad y apatía.

Es importante aprender a combatir la ansiedad y el estrés en nuestro día a día para poder llevar nuestra rutina con el empeño que necesitamos pero sin poner en riesgo nuestra salud ni tampoco nuestro bienestar. Por eso, en este artículo de Nutritelia vamos a darte unos consejos que te ayudarán a eliminar la ansiedad y poder vivir sin estrés. ¡Atento/a!

Disminuir la ansiedad y el estrés cambiando los hábitos

Es posible combatir la ansiedad y el estrés si realizas una serie de cambios en tu rutina, así, en lugar de ir siempre con la lengua afuera sin llegar a hacer todo lo que tenemos que hacer o, peor aún, hacerlo pero a medias, vamos a contarte algunos trucos que te ayudarán a delegar responsabilidades y hacer tan solo aquello que eres capaz de hacer, ¡ni más ni menos! Quitarnos de la mente la idea de que somos “superwomans” o “supermans” es el primer paso para poder disfrutar de una vida más relajada y saludable.

Ejercicio para combatir la ansiedad

Si queremos combatir la ansiedad y el estrés lo primero que te recomendamos desde Nutritelia es que te muevas. Sí, aunque parezca contradictorio, lo cierto es que al hacer ejercicio conseguimos relajar nuestra mente, liberar endorfinas y, al terminar la sesión de entrenamiento, nos sentiremos mucho más a gusto con nosotros y, sobre todo, relajados y tranquilos.

Los expertos recomiendan que, al menos, te actives 30 minutos al día (caminando, yendo en bicicleta al trabajo, ir a nadar, etcétera) pero si no tienes tiempo para ello, entonces divide tu semana y dedica entre 4 o 5 días a practicar algo de ejercicio: apúntate a clases de baile, ve a jugar a pádel, date un paseo en bici por la playa… ¡lo que tú quieras! Activa tu cuerpo para desactivar tu mente y eliminar, de paso, las tensiones acumuladas.

Come bien para reducir el estrés en tu vida

La nutrición también es algo la mar de importante a tener en cuenta para apostar por una vida más saludable y con un nivel más bajo de estrés. Ten en cuenta que nuestro cuerpo procesa la energía de los alimentos para poder estar vitales y frescos durante todo el día, por tanto, lo más adecuado es llenar nuestro organismo con una fuente rica de vitaminas y minerales y reducir la ingesta de grasas que pueden ralentizar nuestro metabolismo y hacer que nos sintamos más fatigados.

El cuerpo necesita alimentos de calidad y fáciles de digerir para poder tener una buena fuente de energía durante todo el día, por ello, apuesta por una dieta equilibrada donde abunden las frutas y verduras, las proteínas bajas en grasas, los carbohidratos complejos, etcétera, y evites el consumo de alimentos como la cafeína o el azúcar que pueden afectar a tu sistema nervioso.

Sobre todo, si quieres combatir la ansiedad y el estrés será de vital importancia que sustituyas la cafeína o teína por otras alternativas saludables como, por ejemplo, infusiones relajantes o plantas medicinales. Hay algunas de ellas que contienen un efecto sedante y que te ayudarán a relajar tu cuerpo y mente cuando termines tu jornada laboral como, por ejemplo, la manzanilla o la melisa.

Te interesa: Alimentos para el estrés 

Dedica 8 horas al día al descanso

Si quieres evitar vivir con exceso de estrés y/o ansiedad es importante que duermas y que descanses. Nuestro cuerpo necesita reponerse después del desgaste diario, nuestras células tienen que oxigenarse y el organismo debe descansar para poder prepararse para una nueva jornada, por tanto, tienes que empezar a cuidarte para poder descansar bien por las noches.

Para ello, es importante que evites estímulos demasiado fuertes a última hora del día como, por ejemplo, hacer deporte, ver una película de acción o tomar algún alimento estimulante; en su defecto, te recomendamos que te relajes dándote un baño caliente, te pongas música relajante y empieces a leer un libro. Con este sencillo cambio de hábito conseguirás que el sueño aparezca más fácilmente en tu cuerpo y que, además, descanses de forma más profunda y reparadora.

Te interesa: Formas de relajarse para dormir mejor

Apuesta por ejercicios relajantes

Una buena manera de combatir la ansiedad y el estrés es mediante la práctica de algunos ejercicios que pueden ayudarte a desconectar de la rutina y a reconectar con tu cuerpo. El yoga, por ejemplo, es una de estas prácticas que te ayudarán a estirar bien el cuerpo, a desentumecer tus músculos y a que dediques, al menos 20 minutos al día, a tu bienestar. Si esta disciplina no termina de gustarte, también puedes apostar por la meditación u, otra opción, es ponerte música relajante y darte un baño o tumbarte con los ojos cerrados.

Estos momentos de desconexión con el mundo son esenciales para poder tener un momento para ti y olvidarte, por un instante, de tus obligaciones y de tus responsabilidades. Si tienes hijos, aprovecha el momento en el que se van a dormir para apagar la televisión y dedicarte este ratito solo para ti.