Comer contra el cáncer de mama (2ª parte)

2
5903

Comer contra el cáncer de mama. Pero no todos son productos químicos, en el informe aparecen sustancias naturales como los derivados del helecho o metileugenol un potenciador del sabor de uso común extraído de plantas como la albahaca, el jacinto, la cidronela o el anís, que se utiliza en gelatinas, repostería, bebidas no alcohólicas (refrescos), chicle, dulces y helados y perfumes, lociones o detergentes. Entre los 216 compuestos, en la lista elaborada por el Instituto Silent Spring y grupos de la Universidad de Harvard y California, impulsados por la Fundación “Susan G. Comen”, hay sustancias difíciles de evitar como la radiación natural de la tierra, así como otras fuentes de radiación – rayos x y radiofármacos – imprescindibles para el diagnostico médico. El grupo de investigadores dice que “Esta información y las decisiones que se tomen de ella pueden guiar el futuro de cáncer de mama, y otros”.

Cáncer de mama, alimentos aconsejados

Dieta mediterránea y ovolactovegetariana. Dos o tres raciones de verduras de hoja verde, espinacas, lechuga romana, brécol o brócoli, escarola, col o berza, coliflor con cualidades anticancerigenas; dos raciones de frutas cítricas ricas en vitamina C y flavonoides, naranjas, limones, pomelos, mandarinas; soja y algunos de sus derivados, tofu, tempeh, “carne” de soja, harina, ricos en fitoestrógenos e isoflavonas; a edades tempranas no hay que consumirlos hortalizas y frutas ricas en carotenoides, naranjas, zanahorias, pimientos rojos, tomates, albaricoques; ricas en antioxidantes, fresas, frambuesas, arándanos, moras; verduras umbelíferas, apio, zanahoria, hinojo; frutos con hueso, melocotón, nectarina, albaricoque; lácteos desnatados, porque la lactosa y el calcio pueden ser favorables; de cinco a ocho raciones de cereales integrales, arroz, pan, pastas, avena porque la fibra arrastra el exceso de estrógenos fuera tracto intestinal; una ración de legumbres, judías blancas, garbanzos, lentejas, sin acompañamientos grasos. Grasas y aceites saludables monoinsaturados, aceite de oliva virgen, aguacate, frutos secos.

El aceite de oliva virgen consumido de forma habitual está considerado como protector, y de hecho el número de casos de cáncer de mama en España, es inferior en un 40% a los de EEUU que consumen mucha grasa saturada; ricos en ácido fólico, levadura de cerveza, germen de trigo, zumos recién hechos; huevos y mejor su yema; té y especias, pimienta blanca, orégano, cúrcuma, jengibre, cebolla, ajo, vitamina E en los frutos secos.

Setas para subir el sistema inmunológico como shitake, maitake, seta de cardo, champiñón; Té verde por sus polifenoles. Y la vitamina D del sol porque estudios han comprobado su valor pero siempre con protección, salvo en los paseos diarios.

Alimentos desaconsejados para el cáncer de mama

Grasa en la dieta, sobre todo saturada, quesos, mantequilla, embutidos, tocino, carnes grasas, coco, aceites de palma y palmiste; grasas “trans” hidrogenadas que figuran en platos preparados y precocinados, patatas “chips”, como “grasa vegetal”; mucho cuidado con el exceso de aceites poliinsaturados, girasol, maíz, soja; limitar las carnes rojas sobre todo si están muy hechas, y mejor sustituirlas por pollo o pescado; suprimir el alcohol; evitar los alimentos de índice glucémico (IG) alto, glucosa, maltosa, miel, puré de patatas instantáneo, arroz blanco, copos de maíz. Adiós a la comida chatarra que no debe utilizarse de forma regular y sí como eventual antojo.

Otros factores

Evitar la obesidad. No fumar. El abuso del alcohol aumenta la predisposición al cáncer de mama. Hacer ejercicio o caminar a diario. Tener en cuenta la predisposición genética.

Dar el pecho al niño es mejor. La medicina destaca en este campo el sistema del ganglio centinela, se introduce una sustancia en la paciente que permite detectar el primer ganglio afectado por el cáncer, y esto indicará que se puedan eliminar tan sólo los ganglios imprescindibles evitando posteriores situaciones de dolor, falta de fuerza en el brazo y la espalda.

Consultar con el médico a la más mínima sospecha. Información: www.todocancer.org

Comer contra el cáncer de mama (1ª parte)