El tomate, rico en licopeno

1505
El tomate

Dos tomates medianos apenas aportan 22 calorías, el 95% de su peso es agua, apenas hidratos de carbono casi todos simples lo que le confiere sabor dulce, sales minerales como potasio y magnesio, y vitaminas B1, B2, B5, C, ácido fólico, y carotenoides como el licopeno que da el color característico al tomate.

El tomate, rico en licopeno

Dos cualidades destacan en el tomate desde el punto de vista de la salud: su contenido en ácido oxálico que con el calcio forma sales insolubles que precipitan en forma de sales o piedras en los riñones.

Sin embargo, su contenido en ácido oxálico es moderado (5,3 mg/100 g), inferior al de la lechuga (17 mg/100g), el té (83mg / 100g.) o las espinacas (779 mg/100g.), por lo que quienes no tengan una predisposición especial pueden tomarlo.

La otra cuestión es la riqueza del tomate en licopeno, que tiene propiedades antioxidantes y que, consumido 10 o más tomas semanales, contribuye a reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer en especial el de próstata, pero también en el de páncreas, pulmón y colon.

Según datos del Instituto Nacional del Cáncer, de Estados Unidos, un 20% de la población masculina mayor de 50 años desarrollará un cáncer de próstata, y las autopsias revelan que el 100% de los hombres con más de 80 años tenían cáncer de próstata.

Un estudio de la Universidad de Harvard con 47.894 hombres de 40 a 75 años demostró que los hombres que ingieren 10 o más comidas por semana con alimentos ricos en licopeno (ensalada de tomate, kétchup, tomate frito, pizza, zumo de tomate), disminuía en 1/3 el riesgo de contraer cáncer de próstata.

El organismo absorbe mejor el licopeno cuando este procede de alimentos elaborados a altas temperaturas que cuando se ingiere una cantidad equivalente de tomates frescos. El tomate fresco contiene 3,1 – 7,4 mg. de licopeno por 100 g., el zumo 7,83 mg., el cocido 11,32 mg., la pasta de tomate 30,07 mg. el kétchup 16,60 mg. y la pizza 12,43 mg. También el licopeno retrasa el desarrollo de las enfermedades arteriales y la oxidación del “mal colesterol” – LDL. El tomate, rico en licopeno.

Valore este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.