Por qué estoy triste y sin ganas de nada

0
859

¿Últimamente te sientes más triste de lo normal? Muchas veces, la sensación de tristeza, apatía o sentir que no se tienen ganas de hacer nada aparecen de forma inesperada, invaden nuestra rutina y hacen que empecemos a estar desmotivados, a aislarnos de nuestros amigos y familiares y vivir de forma más ausente, distante.

Aunque la tristeza es algo normal que padecemos de vez en cuando todas las personas, lo cierto es que debemos estar atentos a las veces que estamos tristes pues, si se repiten de forma muy continua, es probable que ya no hablemos de tristeza sino de una condición mucho más complicada: la depresión.

En el artículo de hoy de Nutritelia vamos a responder a tu pregunta de por qué estás triste y sin ganas de nada descubriéndote algunas de las causas de la tristeza que pueden afectarte de tal manera tu ritmo diario.

Causas físicas de la tristeza

Si quieres saber por qué estás triste y sin ganas de nada debes saber que, en muchos casos, este sentimiento viene promovido por algo físico que ha ocurrido en nuestro organismo o en nuestro cuerpo. Por ejemplo, el padecimiento de algunas enfermedades como la diabetes, problemas cardíacos, el Alzhéimer, etc., pueden provocar una alteración hormonal y, por tanto, hacer que estemos más tristes.

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

- Recibirás un correo para confirmar tu suscripción.

- Comprueba tu carpeta de correo no deseado (spam), si no lo recibes, para descargarla

También es probable que en determinados momentos de la vida de una mujer pueda estar más triste, esto se debe a motivos hormonales y, entre ellos, destacamos el síndrome premenstrual, la propia menstruación, el embarazo o la menopausia.

Estar triste por causas psicológicas

Otro de los motivos por los que puedes estar triste y sin ganas de nada se debe a factores psicológicos. Tenemos que recordar que la tristeza puede ser una reacción interna a una situación emocional, social, etc., que hayamos vivido. Por este motivo, cuando alguien nos hace daño, cuando rompemos con nuestra pareja o cuando muere un ser querido es habitual que sintamos esta emoción de forma intensa y que, para superarla, tengamos que poner toda la carne en el asador para recuperar nuestra energía.

Pero, hay otras situaciones en la vida que también pueden producirnos tristeza como, por ejemplo, la nostalgia, la melancolía, la soledad, etcétera. Todos estos factores psicológicos pueden superarse siempre y cuando no se entre en una depresión pues, esta última, es una situación un tanto más complicada de gestionar.

Te interesa: Consejos para ser feliz todos los días 

Causas externas de la tristeza

La empatía del ser humano hace que, la tristeza, también sea algo que pueda aparecer en nuestro entorno por causas externas y que nos hagan estar apenados por la situación de alguien externo a quien queremos o por cualquier estímulo que haya creado una relación de empatía entre nosotros y este.

Este es el caso por el que podemos ponernos tristes después de ver una película, al escuchar una canción o al conocer la historia de un amigo.

Te interesa. Cómo superar la tristeza 

Cuidado: la tristeza puede ser el inicio de la depresión

Si quieres saber por qué estás triste y sin ganas de nada tienes que tener en cuenta que esta sensación, si se prolonga en el tiempo, puede convertirse en una depresión, es decir, un estado más complejo de superar. Por este motivo, es importante que si sientes que llevas un tiempo triste y que nada te anima, intentes salir de ese bucle de inmediato llamando a tus amigos, forzándote a salir de casa y hacer nuevas actividades que te muestren lo bella que puede ser la vida.

Si quieres saber si tu tristeza puede estar relacionada con la depresión, aquí te descubrimos los síntomas de la depresión que te ayudarán a determinar si puedes estar viviendo esta situación:

  • Sensación permanente de tristeza y vacío emocional
  • Estados de ansiedad
  • Inseguridad en ti mismo y en tus propias posibilidades
  • Cambios de ánimo sin motivos aparentes
  • Estar irritable y saltar a la mínima
  • Apatía y falta de interés por tus hobbies o tus seres queridos
  • Falta de energía durante el día

Además de estos signos, la depresión también puede afectar a nuestro cuerpo de forma externa y, por ejemplo, puede provocar que comamos en exceso o justo lo contrario, que dejemos de comer por desgana. También la vida sexual se ve afectada por la depresión y se suele experimentar una bajada significante en la libido.

El sueño también puede verse alterado debido a la depresión y, por este motivo, hay muchas personas que pueden padecer insomnio y, otras, que pueden tener sueño durante la mayor parte del día.

En el caso de que hayas padecido o padezcas algunos de estos síntomas, te recomendamos que acudas a un médico para que te dé un tratamiento y poder, así, luchar contra la depresión. Ten en cuenta que la vida es energía, entusiasmo e ilusión, si no tienes nada de esto, puede ser peligroso para tu futuro y para tu bienestar.