Lumbalgia, dieta y normas de vida

7550
Lumbalgia

Aunque la lumbalgia es un problema estudiado con mucha frecuencia, existen pocas claves sobre como tratar una lumbalgia inespecífica, dolor en la parte inferior de la espalda procedente de los músculos, las articulaciones, discos o ligamentos, que pueden provocar la inmovilidad de quien la sufre. En la lumbalgia también se puede recurrir a la alimentación y a algunos suplementos.

La lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, debido generalmente a posturas inadecuadas, tensiones, movimientos violentos, problemas óseas o musculares, sin descartar la herencia, y a veces el lumbago se acompaña de ciática a causa de la presión de un disco intervertebral sobre los nervios de la columna.

¿Qué comer y beber en la lumbalgia?

Dieta mediterránea con pescado azul dos-tres veces por semana u ovolactovegetariana con frutos secos. Alimentos ricos en vitaminas del grupo B para fortalecer los tejidos nerviosos: pipas de girasol, guisantes, yogur, leche, cereales enriquecidos con estas vitaminas, plátano, patata mejor asada o cocida, coles de Bruselas, coliflor y en general todas las crucíferas, aguacate, hígado y berros.
Ricos en calcio para mejorar el estado de huesos y músculos: leche desnatada enriquecida en calcio, yogur, queso curado con mucha prudencia, pescado con espinas (conservas de sardinas, salmón enlatado), almendras y aguas minerales ricas en calcio.
Ricos en vitamina D, para beneficiar la absorción del calcio: sardinas, atún y bonito, aceite de hígado de pescados. Ricos en vitamina C, buenos para el sistema óseo y nervioso: zumo mañanero de naranja al que se añaden 2-3 limones, pomelo sin que coincida con la toma de algún medicamento, fresas, pimientos, perejil. Ricos en selenio, sobre todo nueces o kokitos de Brasil, ostras, almejas, chirlas.
Comer con pan integral, siempre mucha verdura, fruta; ensaladas ilustradas que llevan de todo, legumbres “sin sacramentos” y cereales. Como indicamos más arriba en general alimentos ricos en antioxidantes. A media mañana: 3 nueces (omega-3), 4 coquitos o nueces de Brasil (selenio) o 5 avellanas (monoinsaturados).

¿Qué alimentos reducir o evitar en la lumbalgia?

Pan blanco y derivados hechos con harinas refinadas. Grasas saturadas (mantequilla y lácteos enteros, embutidos, tocino, jamón se puede eliminar la grasa), carnes grasas (cordero, ternera, vaca y partes grasas del cerdo).

Aceites de semillas refinados (girasol, soja, maíz). Grasas “trans” (margarinas, hamburguesas, patatas “chips”) más peligrosas que las saturadas. Bebidas alcohólicas con mucha moderación.

Evitar los alimentos muy energéticos como pastelería, grasas, chocolate que tenga menos del 70% de cacao, pastelería industrial, para evitar el sobrepeso y los problemas de lumbalgia . Suprimir el café, té y bebidas de cola.

Normas generales de vida

Vigilar el sobrepeso. Reposar y aplicar calor seco en la zona afectada. Darse dos baños diarios de agua caliente con unas gotas de aceite de mostaza, romero y tomillo. Friccionar con aceite de consuelda la zona lastimada.

No coger objetos pesados. Por las mañanas, hacer ejercicios suaves de giro. Evitar entrar en círculos viciosos (sedentarismo – obesidad – artrosis- dolor- sedentarismo e inmovilidad- más artrosis y más dolor). Equilibrio entre el ejercicio y el reposo diarios.

Controlar las enfermedades que la favorecen: obesidad, artritis reumatoide, psoriasis, osteoporosis, etc. No estar nunca más de 4-5 horas de pie, porque el reposo articular tumbada, favorece la rehidratación y nutrición del cartílago. No fumar.

Suplementos para la lumbalgia

• En la Parafarmacia:
– Glucosamina sulfato. Tomar 1.500 mg.al día 3 meses. Descansar y repetir.
– Condrohitina. Tomar 600 mg. al dia 3 meses y descansar un mes.
– Silicio orgánico. Tomar diariamente durante 5 meses, descansar 20 días y repetir.
– Selenio, comprimidos de 200 microgramos, 1 al día en el desayuno. Tomar dos meses y descansar otros dos meses.

• Supermercado:
– Leche desnatada enriquecida en calcio, dos vasos diarios.
– Yogur del Dr. Llona (patentado):
Un yogur natural desnatado
Añadir 1 cucharadita de germen de trigo (polvo)
1 cucharadita de levadura de cerveza (polvo)
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Mezclar bien y tomar todos los días con el desayuno.