Por qué yo nunca como fruta por la noche

0
930

¿Comer fruta por la noche? Los expertos en nutrición siempre han recomendado el consumo de 5 piezas de frutas al día para aportar a nuestro organismo las vitaminas y minerales necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Y lo cierto es que son un grupo de alimentos perfecto para incorporar un aporte de nutrientes que conseguirán que nuestros órganos funcionen sobremanera. Pero ¿se pueden consumir a cualquier hora del día?

La fruta por la noche

Lo cierto es que las frutas son carbohidratos simples, es decir, nos aportan energía de forma inmediata y que, si no gastamos, pueden quedarse almacenados en nuestro cuerpo como grasa saturada porque esta energía se convierte en glucosa, es decir, azúcar. En el artículo de hoy de Nutritelia voy a descubrirte por qué nunca como fruta para cenar.

La fruta a la hora de la cena

El motivo por el cual no es recomendable tomar fruta por la noche es porque estos alimentos son ricos en fructosa, un componente que actúa en nuestro organismo de un modo muy particular. Se trata de un tipo de azúcar natural que desencadena unos efectos en nuestro organismo que no son adecuados a esta hora del día. Uno de estos efectos es que la fructosa puede aumentar el apetito y, por tanto, si comemos fruta por la noche puede causarnos que, antes de acostarnos, tengamos hambre y terminemos comiendo cualquier cosa de la nevera; un hábito poco recomendado, no solo porque podemos engordar sino, también, porque activa nuestro sistema digestivo en un momento en el que nuestro cuerpo se prepara para descansar.

 

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

- Recibirás un correo para confirmar tu suscripción.

- Comprueba tu carpeta de correo no deseado (spam), si no lo recibes, para descargarla

La fructosa suprime la actividad del hipotálamo, una región del cerebro que nos regula el hambre y también promueve la liberación de diferentes hormonas. Así pues, cuando tomamos fructosa le estamos enviando a nuestro cuerpo un mensaje de que tenemos que aumentar las calorías consumidas durante ese día y, por tanto, se aumentará nuestro apetito.

tomar fruta por la noche

Cuando nos comemos una pieza de fruta, la fructosa va directamente al hígado y el 20% de la misma se convierte en energía; si no consumimos esta energía (algo que pasa sobre todo durante la noche), esta termina convirtiéndose en grasa saturada. Pero, a diferencia de la grasa creada por la glucosa, la fructosa aumenta la resistencia a la insulina al quedarse almacenada en el hígado y en el músculo, por tanto.

Debemos matizar que la energía de las frutas es muy baja, es decir, la energía se puede contabilizar mediante las calorías y, por tanto, estamos hablando de un porcentaje muy bajo de calorías que no se usan y se convierten en grasa. Por tanto, no queremos decir que si comes fruta para cenar vayas a engordar o a aumentar el riesgo a padecer diabetes, pero sí que es cierto que, lo más saludable para nuestro organismo, es que evites comerlas a última hora del día para, así, aprovechar al máximo los aportes nutricionales que nos ofrece.

Te interesa: La fruta ¿antes o después de comer?

Pero ¿qué es la fructosa?

Se trata de un hidrato de carbono que es rico en lipófilo, algo que provoca que la energía se convierta más rápidamente en grasa. Por contra, la glucosa es distinta porque la conversión en grasa es menor.

A diferencia de lo que todos estos datos parecen indicar, NO es un crimen comer fruta por la noche, simplemente no es adecuado porque, a partir de media tarde, la energía que introducimos en nuestro organismo no va a ser quemada y, por tanto, quedará almacenada como grasa saturada en  nuestro cuerpo. Así pues, no pasa nada si un día te apetece cenar fruta pero evita este hábito, es mejor que distribuyas este grupo de alimentos durante el resto del día y que por la noche te pases a las cenas ligeras.

fruta por la noche

¿Cuándo comer frutas?

Pese a todo lo que acabamos de comentarte, comer frutas es imprescindible para disfrutar de una vida saludable y equilibrada. Pero, tal y como te hemos comentado muchas veces en Nutritelia, comer sano no es tanto lo que comes como la manera en la que lo comes. La distribución de los alimentos es de vital importancia para darle a tu organismo exactamente lo que necesita y en el momento en el que lo necesita.

Así pues, para comer frutas de forma saludable puede seguir estas pautas:

  • Desayuno: no hay nada más saludable como empezar tu día con una pieza de fruta pues, en este momento, tu cuerpo está regenerado y vacío de comida, por lo que los nutrientes de las frutas son perfectos para rellenar nuestro organismo de todos sus beneficios.
  • Media mañana: aprovechar este momento del día para tomar 1 o 2 piezas de fruta es ideal para satisfacer tu apetito de un modo más que saludable.
  • Merienda: cuando el hambre aprieta a media tarde, una pieza de fruta es también una gran idea para llenar nuestro organismo de nutrientes esenciales. Sobre todo, intenta merendar pronto, hacia las 17h para, así, cenar pronto e ir a dormir con la digestión terminada.

En este otro artículo de Nutritelia te descubrimos cómo hacer cenas ligeras.