Porrusalda, después de fiestas toca cuidar la salud

0
360

La porrusalda. Después de las comidas en las que nos hemos pasado un poco, toca cuidar la salud. Después de bien vivir se impone el buen vivir, y a los mariscos, carnes, pescados, embutidos, mazapán, vinos y licores, cavas y champán, una sobrecarga alimenticia de excesos, toca el orden. Más si como en muchos casos hay diabetes , obesidad, colesterol alto, el hígado protesta, hipertensión y otros.

Lo mejor para la limpieza y para todos los días. No tiene secretos, nos referimos a la porrusalda: patatas, puerros, calabaza, aceite de oliva virgen una pizca de sal y que cueza. Mejor sin bacalao y supone entre 250 y 300 calorías por ración. Los componentes de este plato son una maravilla de la naturaleza y el resultado final delicioso. Una variante, para no cansarse son las patatas en salsa verde, seguro y de éxito: patatas, guisantes finos, ajo, perejil muy picado, aceite de oliva virgen y un poco de sal, parecidas calorías y si se quiere hacer plato único se pueden añadir unas faldas de merluza o un huevo escalfado.

Haga bueno aquel refrán que dice: “La patata con piel, al vapor, cocida o asada, a la frita no envidia nada”. Los dos platos que proponemos son deliciosos, no cargan nada y su valor diurético, de vitaminas y minerales, no tienen contraindicación alguna, evite la frituras y alterne dos platos que tienen gran tradición y solera en las casas vascas. Cualquiera de los dos platos se pueden acompañar con un poco de pan integral o de lino para ayudar al intestino y un vaso de vino tinto si hay costumbre.

Puede ver una receta de porrusalda en nuestro blog de cocina casera.