Cómo proteger a los niños en invierno

0
228

Con la bajada de temperaturas debemos comenzar a protegernos para que el frío no baje las defensas y, por tanto, podemos enfermarnos. Sobre todo debemos tener una especial atención en los más pequeños de la casa ya que, ellos, con la emoción y las ganas de jugar a la hora del recreo o después de comer, es posible que salgan a la calle sin la chaqueta ni abrigados correctamente, algo que aumenta el riesgo a que sean contagiados por virus como la gripe.

En el artículo de hoy de Nutritelia vamos a darte una serie de consejos para que sepas cómo proteger a los niños en invierno. Son hábitos que puedes inculcar a tu hijo fácil y rápidamente y con los que conseguirás que estén mucho más protegidos ante enfermedades externas. Este invierno ¡ni un resfriado!

Consejos para cuidar la salud de los niños en invierno

Comenzamos a contarte cómo puedes proteger a los niños en invierno indicándote algunos de los aspectos que tendrás que controlar al máximo para evitar que caigan enfermos o que estén más dispuestos a ser contagiados por otros niños o niñas del colegio. ¡Atento/a!

Te interesará: Consejos para proteger la salud en invierno

Sin resfriados

Refuerza tus defensas

Refuerza las defensas de tu cuerpo para pasar un invierno....  
SIN RESFRIADOS

Suscríbete ahora y recibe gratis la guía

- Recibirás un correo para confirmar tu suscripción.

- Comprueba tu carpeta de correo no deseado (spam), si no lo recibes, para descargarla

Bien abrigados a la hora de dormir

Cuando dormimos, nuestro ritmo cardíaco se ralentiza y, por tanto, el cuerpo se enfría ligeramente; además, en las noches de invierno es cuando más frío hace y nuestro cuerpo está más vulnerable. Por tanto, para proteger a un niño en invierno y evitar que enferme nada mejor como arroparle bien por las noches, cubrirle con mantas y capas que le protejan de las bajas temperaturas.

Además, si tienes un bebé o tu hijo todavía va con la silla de paseo, procura abrigarlo al máximo durante sus paseos diarios porque, normalmente, aprovechan esas salidas para dormir y relajarse. Abrir la capota de la sillita será imprescindible para poder protegerle del viento y del frío pero, además, también te recomendamos que le vistas correctamente con abrigos y mantas cubrepiés que evitarán que coja frío.

Vístele con la ropa adecuada

Es importante, también, que tapes correctamente a tu hijo con ropa gruesa que mantenga su calor corporal y evite que le cale el frío. Ten en cuenta que resulta de vital importancia cubrirle la boca y la nariz, por tanto, el uso de la bufanda es imprescindible, así como los guantes y el gorro. Las extremidades son las que antes se enfrían y por las que penetra el frío más fácilmente, por tanto, cúbrelas correctamente para conseguir evitar que tu hijo enferme.

proteger-ninos-invierno2

Vacunas al día

Para proteger a los niños del invierno resultará esencial que tengas al día su calendario de vacunas, sobre todo, si tu pequeño es propenso a padecer afecciones como asma o enferma de forma muy rápida. No hay mejor manera de cuidar tu salud que contar con fuertes medidas preventivas que protejan al pequeño de cualquier enfermedad.

La higiene es fundamental

Recordemos que la vía de transmisión de la mayoría de las enfermedades de invierno es la saliva, por este motivo, es imprescindible que tu hijo se lave las manos varias veces al día para evitar tocar algo o a alguien que esté infectado y, después, se meta la mano en la boca introduciendo, así, el virus o las bacterias. Además, también tenemos que inculcarle que no debe compartir objetos personales como vasos o cubiertos porque, también, son un canal de infecciones y enfermedades muy común en los colegios.

Higiene en casa

Para poder proteger a un niño en invierno también resulta vital que mantengamos su entorno de un modo higiénico y libre de bacterias, por eso, limpiar sus sábanas cada semana, ventilar su habitación a diario y cambiarle el pijama cada 3 o 4 días es ideal para conseguir eliminar los posibles agentes infecciosos y mantener a tu hijo completamente protegido.

proteger-ninos-invierno3

No abuses de la calefacción

Por mucho que quieras que tu hijo esté caliente y a gusto en casa, tienes que tener en cuenta que, tarde o temprano, saldrá a la calle y, por tanto, se encontrará con un brusco cambio de temperatura que puede comprometer su salud en general. Por tanto, es mucho mejor que en casa mantengas una temperatura agradable (pero sin que sea el Caribe) y que tengáis que ir con jerséis dentro de vuestro hogar. Así, al salir a la calle, el cambio no será tan brusco y conseguirás que las defensas de tu pequeño estén preparadas para cualquier situación.

Te interesará: Propiedades curativas de la jalea real 

Una dieta nutritiva

Es importante que tu hijo siga unas pautas de alimentación saludables repleta de nutrientes esenciales para el bienestar del organismo. Llenar sus platos con frutas y verduras es esencial para garantizarle un aporte de vitaminas y minerales sin parangón. Sobre todo, aumenta el consumo de vitamina C durante el invierno porque refuerza sus defensar y hará que esté más protegido ante infecciones externas. Evita los refrescos y bebidas frías para que no le dañen la garganta.

Compartir
Artículo anteriorEl colesterol, verdades y mentiras
Artículo siguienteLas setas, valoración nutricional
Elia Tabuenca
Licenciada en filología y profesional en el sector del periodismo online. Llevo más de 6 años trabajando en el mundo de la creación del contenido digital especializándome en temáticas de bienestar, alimentación y vida saludable.