Cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa

1902

Hay muchas personas a las que no les sienta bien la lactosa, de hecho, cuando toman leche suelen sentir algo parecido a una indigestión que les puede producir gases, dolor intestinal e incluso náuseas. Por este motivo, cada vez son más las marcas que apuestan por ofrecer productos sin lactosa, alimentos que se tratan para eliminar este componente que suele sentar mal a muchas personas.

Pero no es lo mismo que te siente mal la lactosa que tengas intolerancia pues, esto último, es una condición un tanto más grave que debe tratarse con cuidado para conseguir disfrutar de una digestión saludable y una buena salud estomacal.

En Nutritelia vamos a descubrirte cómo saber si tienes intolerancia a la lactosa con una serie de síntomas que puedes analizar para descubrir si ese malestar que sientes algunas veces puede ser debido a esta condición.

¿Qué es la lactosa?

Pero, antes de nada, vamos a describir qué es la lactosa para que así podamos entender mucho mejor a qué se refiere esta intolerancia. Se trata de un azúcar natural que podemos encontrar tanto en la leche como en diferentes productos lácteos. Cuando entra en nuestro cuerpo se crea una enzima que se conoce con el nombre de “lactasa” y que se transforma tanto en lactosa como en azúcar que se digiere por nuestro cuerpo y que se transforma en energía.

Pero cuando una persona tiene intolerancia a la lactosa, el cuerpo no puede procesar toda esa lactosa y, por tanto, se queda en nuestro interior produciendo una serie de efectos secundarios que pueden llegar a ser muy molestos como, por ejemplo, la aparición de gases estomacales, retortijones, sensación de hinchazón, etcétera.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa más comunes

Ahora que ya sabemos qué es la lactosa vamos a hablarte de los síntomas relacionados con su intolerancia para que, así, puedas saber si tienes intolerancia a la lactosa. Antes de nada debemos remarcar un hecho muy evidente: los humanos somos el único animal que bebemos leche y sus derivados a lo largo de nuestra vida. El resto de animales lo hace durante sus primeros meses o años como fuente de energía y de calcio pero, sin embargo, nosotros nos pasamos toda la vida bebiéndola y, por esto, nos aparecen estas intolerancias.

Difícilmente un niño tendrá intolerancia a la lactosa y, sin embargo, un adulto es muy frecuente que presente esta condición porque, realmente, su cuerpo no necesita la energía que la leche nos aporta.

soy-intolerante-lactosa2

Dicho esto, vamos a hablar directamente de los síntomas de la intolerancia a la lactosa para que podamos aprender a detectarlos y determinar si esas dolencias que a veces sentimos tras un vaso de café con leche puede que vengan determinadas por esta condición:

  • Inflamación en la zona del estómago con su consiguiente sensación de dolor y malestar
  • Dolor en la zona del abdomen con la aparición de retortijones
  • Aparición de náuseas o vómitos que nos producen un gran malestar
  • Gases y dolor en la zona abdominal
  • La diarrea es otro de los síntomas de la intolerancia a la lactosa que aparece de forma más frecuente

Se trata, pues, de una condición que puede afectar a diferentes funciones de nuestro sistema digestivo y que, en muchas ocasiones, podemos confundir con un empacho de comida o con que algún alimento que tomamos no estaba bueno. Lo mejor es que estemos alerta a cómo se comporta nuestro cuerpo cuando introducimos leche en él y, así, podremos saber si realmente somos intolerantes a este azúcar natural.

También es importante que remarquemos que no todas las intolerancias son iguales, de hecho, existen diferentes niveles dependiendo de la persona en cuestión que la está padeciendo: hay personas que tienen unos síntomas muy leves y fácilmente soportables y, sin embargo, otras que lo pasan realmente mal cuando toman algún producto lácteo.

De todas formas, lo más recomendable es que acudas a un médico especialista para que te realice todas las pruebas pertinentes y te descubra si tus dolores o molestias tienen algo que ver, o no, con la intolerancia a la lactosa.

Te interesa: 2 recetas veganas fáciles de hacer 

soy-intolerante-lactosa3

Dieta para la intolerancia a la lactosa

Ahora que ya has aprendido a cómo saber si tienes intolerancia a la lactosa, a continuación vamos a hablarte de la dieta que más se recomienda que sigas para cuidar de tu salud con el mimo que se merece. Si efectivamente padeces dicha intolerancia, entonces, lo primero que tendrás que hacer es una serie de cambios en tu dieta como los siguientes:

  • Eliminar la ingesta de leche y sus derivados: es decir, nada de leche pero tampoco de yogur, de queso, de mantequilla, etcétera. Lo mejor es que evites su consumo siempre que puedas y, en caso de que seas un apasionado de los lácteos, intentes consumir aquellos que son de origen vegetal como la leche de avena, de soja, de arroz, etc., ya que son unas variedades libres de lactosa.
  • Leer las etiquetas con detalle: muchos productos alimenticios contienen leche aunque no lo sepamos. Muchos precocinados tienen algún derivado de la leche para darle una textura más cremosa o una consistencia más compacta al producto final, por eso, si eres intolerante a la lactosa te recomendamos que te leas con detalle estas etiquetas y que evites comprar aquellos que en sus componentes tengan algo derivado de la leche o lactosa.
  • Busca sustitutos: una buena manera de conseguir llevar una dieta de intolerancia a la lactosa que sea variada y deliciosa es optar por los alimentos sustitutivos de la leche como, por ejemplo, la leche de arroz, los yogures de soja, etcétera. De esta forma, te parecerá estar tomando lácteos pero sin incluir ni una gota de lactosa a tu organismo.

Te interesa: La leche sin lactosa

Alimentos prohibidos para la intolerancia a la lactosa

A continuación, y para facilitarte el diseño de tu dieta para la intolerancia a la lactosa, vamos a ofrecerte un listado de los alimentos que NO puedes incluir en tu dieta:

  • Leche y derivados, como ya hemos dicho
  • Puré de patatas
  • Sopas preparadas y que en cuya etiqueta aparezcan lácteos
  • Embutidos, sobre todo las salchichas o algunos embutidos comerciales están enriquecidos con leche
  • Productos de bollería o repostería: las pastas, los bizcochos o las crepes, por ejemplo, contienen leche
  • Nata
  • Mantequilla o margarina

 

0/5 (0 Reviews)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.