Sal del himalaya: propiedades y beneficios para hipertensos

0
9955

¿Ya conoces la sal del Himalaya? Es un nuevo tipo de sal que resulta mucho más saludable que la sal blanca que usamos comúnmente en casa y que, además, puede ser consumida por las personas con hipertensión aunque, eso sí, siempre con moderación y autocontrol.

Esta sal está siendo usada, cada vez, por más personas debido a sus beneficios y sus propiedades beneficiosas para la salud. Por eso, en el artículo de hoy de Nutritelia vamos a descubrirte las propiedades de la sal del Himalaya y los beneficios para los hipertensos.

Propiedades medicinales de la sal del Himalaya

Comenzaremos analizando las propiedades de la sal del Himalaya para entender por qué resulta ser un producto más beneficioso que la sal blanca. Se trata de un tipo de sal que es mucho más pura en su composición ya que no contiene agentes contaminantes ni tampoco toxinas. Cuenta con 84 de los elementos naturales que podemos encontrar en nuestro cuerpo y, por tanto, resulta muy saludable para el consumo humano.

La sal del Himalaya es muy rica en minerales y en oligoelementos entre los que destacamos los siguientes: yodo, zinc, magnesio, hierro, potasio o flúor. De hecho, verás que este tipo de sal no es de color blanquecino, como la que solemos tomar en casa, sino que tiene una tonalidad más rosada y esto se debe, precisamente, a su alto contenido en hierro. Así pues, incluyendo este tipo de sal a nuestras comidas no solo estamos mejorando sutilmente el sabor de nuestros platos sino, sobre todo, estaremos aumentando el consumo de nutrientes esenciales para nuestro organismo.

Te interesa: Dieta para la hipertensión

De entre los beneficios de la sal del Himalaya para nuestra salud general destacamos los siguientes:

  • Esta sal consigue regular el agua que está en el cuerpo y, por tanto, evita la retención de líquidos.
  • Ayuda a mejorar la presión arterial equilibrando las máximas y las mínimas de la tensión.
  • Se trata de un antiestamínico natural y, por tanto, puede usarse perfectamente para descongestionarnos.
  • Es ideal para mejorar la capacidad respiratoria y, por tanto, previene la aparición de condiciones como mucosidad, anginas, sinusitis, dolor de garganta, etcétera.
  • La sal del Himalaya consigue equilibrar el azúcar en la sangre
  • Consigue equilibrar el pH de nuestras células al mejorar su acidez, este beneficio sobre todo lo podemos ver en el cerebro
  • Mejora la circulación de la sangre y, por tanto, consigue que nuestro cuerpo se oxigene mejor y funcione al máximo nivel
  • Al ser tan rica en magnesio, este tipo de sal es ideal para los deportistas porque les previene de los calambres en los músculos
  • Gracias a los componentes naturales que hemos indicado que contiene, esta sal consigue mejorar nuestro sistema óseo
  • Actúa como un relajante natural, algo que nos permite mejorar el sueño y evitar el insomnio

Como ves, debido a su composición tan natural y pura, la sal del Himalaya es un producto ideal para tomar en nuestros platos. Eso sí: tampoco debemos excedernos con su consumo, simplemente, substituirla por la sal común y empezaremos a aprovechar sus múltiples beneficios.

Te interesa: El chocolate negro y la hipertensión 

propiedades de la sal del Himalaya

La sal del Himalaya para la hipertensión

La sal, desde siempre, ha sido un producto prohibido para las personas que padecen de hipertensión. El motivo es que este alimento se quedaba bloqueando las arterias e impedía la correcta circulación de la sangre, algo que afectaba a la presión arterial de nuestro organismo. Pero, ahora, te gustará saber que la sal del Himalaya está recomendada para los hipertensos porque es un producto libre de toxinas y con componentes naturales que son beneficiosos para la salud.

Tenemos que centrarnos en las propiedades de la sal del Himalaya para entender las diferencias que existen respecto a la sal convencional y, por tanto, por qué está permitida para los pacientes de hipertensión. La diferencia principal radica en su composición: como ya hemos comentado, la sal del Himalaya es completamente natural, algo que permite que mantenga todos sus componentes intactos cuando la tomamos en nuestros platos.

En cambio, la sal blanca que tomamos habitualmente, es un tipo de sal adulterada que ha sido tratada con químicos y que apenas contiene nutrientes, únicamente es cloruro sódico. Este cloruro sódico no es asimilado correctamente por el cuerpo y, por tanto, termina acumulándose en exceso en las arterias produciendo un desequilibrio en la presión arterial.

La relación de un hipertenso con la sal viene dada por el tipo de sal que normalmente consumimos, esta es, la sal blanca. Los médicos advierten de que el uso de este tipo de sal puede llegar a ser muy perjudicial para una persona con problemas de tensión; sin embargo, si en lugar de una sal química empezamos a tomar una sal natural rica en minerales y oligoelementos, como es el caso de la sal del Himalaya, reducimos los efectos nocivos y aportamos una serie de beneficios muy notorios para le organismo.

De todos modos, en Nutritelia queremos remarcar que, aunque las propiedades de la sal del Himalaya sean muy beneficiosas para la salud, lo cierto es que tenemos que controlar su consumo porque todo en exceso es perjudicial. Una dieta equilibrada y saludable es la clave para vivir de forma sana.